Una situación embarazosa; ‘Amar es para siempre’

QUÉ HA PASADO

• Benigna intenta integrar a doña Visi en el barrio.

• Anabel empieza a trabajar en El Asturiano.

• Juan sufre un atropello.

Cansada de que no le den credibilidad desde el Cesid, Estefanía se pone a investigar por su cuenta el atentado de la sala Scala y, al menos, tiene el apoyo de Galán. “Cuenta con mi experiencia”, la arropa el abogado.

Gorka es consciente de que debe confesar a Juan y se acerca a casa de Maica. Para su sorpresa, este se muestra arrepentido: “Debo darte las gracias de librarme del peso que llevo encima, y más ahora que estoy en peligro de muerte. Beltrán provocó mi accidente y seguirá hasta matarme, al igual que hizo con la hija de los Gómez”. Sus palabras dejan aterrado al cura, que esa noche no concilia el sueño.

Por su parte, Emma ha localizado a la hija de Anabel y le revela cómo se llama y su paradero. Por temor al rechazo, ella prefiere no mover ficha.

Aunque Pelayo cree que doña Visi no tiene redención posible, Benigna insiste en darle una oportunidad. La viuda, emocionada, le regala medio corazón en el que ha grabado: “Solas contra el mundo”. Aunque a Castro le espanta, selo pone en el cuello.

Más centrado en su vida amorosa que en el trabajo, Justo pide a Guillermo que no dañe la buena imagen del despacho por él: “Si te enfrentas, nos veremos obligados a cerrar”. Pero quien realmente está superada por la situación es Cristina.

Una vez destapada la relación de su madre y su compañero debe aceptarla, pero les exige que se comporten: “Este bufete no es un bar. Y a ti, mamá, te pido que seas sincera con papá para que deje de pensar que vas a darle otra oportunidad”. Isabel promete hacerlo para continuar con su romance sin trabas.

Finalmente, Gorka revela a Marcelino y Manolita lo que le contó Zúñiga. “Por favor, ve a la policía”, le ruegan. “Tenéis que comprenderme. Ya me he excedido con vosotros”, se disculpa el sacerdote.

Enseguida, los Gómez entienden que están abusando y a Pelayo se le ocurre que alguno de ellos se ofrezca a llevarle la comida a Juan mientras esté convaleciente y así conseguir sacarle el testimonio que necesitan para llevar al teniente coronel a juicio.

El gusanillo de estudiar Mecánica crece en Fabián, pero se siente mal por dejar el obrador. “Haz el favor de matricularte ahora mismo y dejar de pensar en mí”, lo regaña Maica cuando se entera. Mientras, Virginia se arrepiente por haber estado robando comida para dársela a los pobres y se lo cuenta a Gorka.

Entre tanto, Anabel está cada día más integrada en el barrio y Manolín, fascinado con ella. Aunque fue Emma la que rompió su matrimonio, en el fondo le molesta verlos juntos y se acopla a ir los tres al cine.

Gracias a Socorro, Abel vuelve a ejercer y tiene nuevos pacientes, pero descubre que Beltrán está detrás y se presenta en su despacho. “Deja de mandarme amiguitos y aléjate de Emma”, exige tajante. No es él único que se encuentra frente e frente con la ira del médico, pues cuando Estefanía va a comentarle sus progresos, la echa de su consulta: “Olvídame y deja de jugar a seruna experta detective. Te queda mucho que aprender”.

Fuente: Leer Artículo Completo