Secuestro; ‘Cennet’

QUÉ HA PASADO

• Kaya asesina a Cengiz.

• Özlem se niega a abortar.

• Orhan dispara a Selim.

Nilgün está quemando con ira las cosas de Cengiz cuando recibe la llamada de Kaya para informarle sobre el estado de Selim. Para ese entonces, está siendo operado y como ha perdido mucha sangre, necesita una transfusión urgente. Por suerte, Melisa es donante universal. Horas después, despierta y se alegra al ver a Cennet a su lado. También Nilgün está allí y asegura que todos sufrirán por lo que han hecho. “Es mejor que nadie se enteré de lo que pasó anoche. Yo pagué el precio por los pecados de mi padre”, zanja el joven.

Arzu y Melisa regresan a su casa y le dicen a Sema que no debería preocuparse por Orhan porque Selim no presentará cargos en su contra.

Mahir se niega a volver Özlem

Suat, el ladrón que trató de robar a Cennet, busca a Melisa y le exige más dinero. Como se niega, él la chantajea con delatarla. “No te tengo miedo. No puedes probar que te contraté. Soy más lista que tú y te envíe los mensajes desde un móvil nuevo”, se burla la joven.

Kaya finge preocupación por la seguridad de Selim y Halil vigila su casa. Sin embargo, una vez a solas, ordena a su hombre de confianza que si Orhan aparece para volver a cobrar venganza le deje.

Más tarde, el hombre tiene un tenso encuentro con Arzu cuando esta recuerda el pasado. “Jamás serás mi dueño. Siempre que te miro a la cara veo a ese monstruo que me violó. Destruiste la vida de una niña inocente llena de sueños”, dice entre lágrimas.

Özlem entra en el dormitorio de Mahir y le suplica que retomen su relación. “Tu hermano asesinó a mi padre. No podemos estar juntos”, responde él. En ese momento llega Arzu y, al ver a su rival, enfurece. “Te irás de esta casa de inmediato”, le advierte. Un hombre llamado Yasar visita a Selim y le hace preguntas sobre los últimos días. El joven afirma que las cosas cambiaron desde que Kaya llegó y como el delincuente está buscando una sirvienta, se le ocurre infiltrar una de su confianza para que les informe de todo lo que hace.

El propietario de la casas donde viven Mukaddes y Suna les da unos días de plazo para que se muden. Suat tiene un plan y convence a Caner de que lo ayude. Cuando Cennet pasea por la calle, los hombres la abordan y se la llevan a la fuerza. En una casa abandonada, la atan a una silla y la joven grita pidiendo ayuda. “Tranquila. Te liberaré en cuanto Melisa me pague”, asegura Suat.

Fuente: Leer Artículo Completo