“¡No puede ser!”; ‘Mujer’

QUÉ HA PASADO

• Alp acepta regresar con Piril a Estados Unidos.

• Al saber que Sirin era amante de Sarp, Bahar pelea con ella.

Al enterarse de que ha sido la propia Ceyda quien ha avisado a Seyfullah de que está en el vecindario, Hikmet pierde los nervios y se dispone a arrojar a su amante por la ventana. Alertados por los gritos, Arif, Enver y Yusuf salen a la calle y tratan de hacer entrar en razón al hombre, pero es en vano. Será solo la llegada de la policía, que se lleva detenida a Ceyda por la paliza que le propinó a Sirin, lo que evite una desgracia.

Teoman abandona a su esposa Yeliz

Ya en el calabozo, Yeliz discute con Ceyda. “Todo esto es por tu culpa. He discutido con Teoman, no entiende qué hago aquí”, le reprocha. Para ese entonces, Sirin acude a declarar y Enver aparece para suplicarle que no ponga una denuncia. Bahar, que ha ido con él, no puede evitar darle un abrazo: “Perdóname. No te mereces lo mal que te he tratado”.

Hikmet se molesta al ver que Seyfullah ha desmontado su oficina y ha despedido a los hombres que tenía a su cargo. Pero eso no es lo peor… “A partir de ahora trabajarás a mi lado hasta el día de mi muerte”, anuncia el anciano. Finalmente, Ceyda y Yeliz consiguen salir en libertad. Sin embargo, a esta última le espera una desagradable sorpresa pues Teoman está a las puertas de comisaría con las maletas. Bahar apoya a su amiga y la acoge en su casa.

Pasados unos días, la mujer busca reconciliarse con su marido, pero este le confirma que ya ha iniciado los trámites de divorcio. De vuelta al vecindario, su amiga la consuela y Enver propone que se vaya a vivir con Ceyda.

Ante el despido de Bahar, sus compañeras se ponen de huelga y Sema teme no llegar a tiempo a una entrega de ropa muy importante. “Readmítela y no te fallaremos”, exigen a su jefa. Sin más opción, esta telefonea a Bahar y le asegura que puede volver al taller. Hikmet, por su parte, llega a casa y se sorprende al ver que hay una reunión familiar y Ceyda es la encargada de amenizarla con su música. A Umran tampoco le agrada la presencia de la mujer e idea un plan para deshacerse de ella sin medir las consecuencias.

“Tienes que despedirla cuanto antes. Una empleada la ha visto besándose con Hikmet”, miente a Seyfullah. Furioso, este irrumpe en el salón y apunta a su yerno con un arma. Peyami se interpone y es él quien resulta herido de gravedad.


Alp da una vuelta por el barrio y al no ver el cartel de la sastrería de Enver, entra a la tienda de Mahir a preguntar. En ese momento, llega Sirin buscando un cargador y se queda impactada al verlo. “¡Sarp, no puede ser!”, exclama con los ojos inundados de lágrimas. Él la trata con desprecio y la lleva a la fuerza al cementerio. “¡Te odio, me arruinaste la vida! ¡Tienes que decirme que le pasó a mi familia!”, grita. Asustada, Sirin sale corriendo y poco después, ve unas lápidas a nombre de Bahar, Nisan y Doruk.

Lejos de allí, Yulide quiere ver a su hijo y como Suat se lo impide, le exige más dinero a cambio de su silencio. Desquiciada, Sirin llama a Bahar pero ella se niega a hablar con ella. “He visto a Sarp. Está vivo”, revela entonces a Hatice, que cree que ha perdido el juicio. A su vez, Alp le cuenta lo sucedido a Suat.

Ya hay un donante para Bahar

Arif hace días que no pasa por casa y Bahar preocupada va al café. “Desde que perdí a mi madre, no soporto estar con mi padre. No olvido lo mal que se portó ”, se acaba sincerando él. Luego es Bahar quien lo hace sobre su enfermedad: “Me da miedo dejar solos a Nisan y Doruk, pero jamás aceptaría a Sirin como donante”.

Ajena a esto, Sirin lee una nota anónima: “Tienes que olvidar lo que ha pasado esta mañana. No cuentes nada”. Por si fuera poco, también recibe una llamada: “Si no lo cumples, morirás. Pero primero lo harán tu madre y tu padre”. Mientras Musa se muda a Tarlabasi y Bahar y Yeliz lo ayudan a acomodar la casa, Jale busca a Sinan para darle una gran noticia y él la felicita por su divorcio. Muy molesta, ella le aclara que se trata de Bahar: “Ya tiene un donante de médula compatible. Es Sirin”.

Fuente: Leer Artículo Completo