Llenos de esperanza; ‘Mujer’

QUÉ HA PASADO

• Bahar acepta la propuesta de matrimonio de Arif.

• Sarp abraza a sus hijos.

Piril llega a la casa del lago y se emociona al ver a Sarp allí. “Bahar y mis hijos están vivos. Necesito encontrar a Sirin. ¿Crees que puedes convencer a tu padre de que me ayude?”, pregunta él. Su mujer dice que no es necesario pues ella misma sabe donde se esconde Sirin. Münir cuenta extrañado a su jefe que Yesim no ha acudido a la cita que tenían. Justo en ese momento, recibe una llamada de la mujer informándole de que ha sufrido un accidente. En realidad, Nezir la tiene en su poder y le exige que desde ahora trabaje para él: “Si vuelves a traicionarme soy capaz de matarte”.

Esa misma noche, Piril visita a Suat y este se inquieta al ver con quien llega. Sin que pueda evitarlo, el matrimonio se dirige a la habitación de Sirin. “No dejes morir a Bahar. Si alguna vez te hice sufrir en el pasado, lo siento”, le suplica Sarp de rodillas y con lágrimas en los ojos. Ante esto, la joven exige a los Karahan que salgan para negociar a solas con él. Pasado un tiempo, anuncian que van al hospital, pero antes Sirin tranquiliza a Suat. “Mi médula salvará su vida, pero no su matrimonio”, asegura mientras le enseña un vídeo.

Nezir, cada vez más cerca de sus enemigos

En el hospital, Bahar comparte con Ceyda su sentimiento de que su vida está apagándose. Justo en ese momento entra en la habitación Sirin y logra reunir fuerzas para levantarse de la cama y hecha un mar de lágrimas abraza a su hermanastra: “Gracias por venir a salvarme”. Detrás de la puerta, Sarp vive el momento muy emocionado. De igual manera reacciona el resto de la familia al conocer la buena noticia. Yesim cita a Münir y le asegura que Nezir está vivo, pero como no tiene pruebas, el secuaz le entrega la mitad del dinero que habían acordado.

Antes de irse, comete el error de dejar su móvil a la vista y la mujer lee un mensaje. “Se referían a una casa de un lago”, le cuenta más tarde a Nezir. Seis días después, todo está listo para el trasplante de médula y Sirin insiste en ver a Bahar antes de entrar a quirófano. “Espero que en tu nueva vida haya sitio para mí. Lo siento tanto hermana, fui una estúpida… No debí dejar que Sarp me hiciera suya”, miente con malicia. Ya a solas, la mujer rompe en llanto y Ceyda llega a calmarla. También Enver, Hatice, Arif, Yeliz y los niños logran sacarle una sonrisa antes de la operación.

Fuente: Leer Artículo Completo