Encuentro interesado; ‘Inocentes‘

• Safiye humilla a Gulben.

• Uygar advierte a Inci que no confíe en Han.

Los Derenoglu se quedan impactados cuando ven a Inci sentada con Hikmet en el sofá. “No me mires así y ve a prepararle un café a Perihan. Esta asistenta no me gusta, hay que despedirla”, dice el anciano. Para colmo, la coge de la mano y Safiye ya no se puede controlar: “¡Sinvergüenza! Has engatusado a Han y ahora intentas poner a mi padre en mi contra. ¡No destrozarás esta familia!”, grita. Para evitar un escándalo mayor, se levanta y se va. En ese instante, Hikmet sufre un pequeño mareo y parece volver a recuperar la memoria.

Ege, decepcionado, decide alejarse de Haluk

Ege va a ver a Haluk, pero la puerta está abierta y oye cómo unos matones lo amenazan de muerte si no les entrega más dinero. Por eso, llama a Han y lo chantajea: “Dame más o le contaré a Memduh que os habéis casado”. Su hijo se queda muy decepcionado y decide romper su vínculo con él.

Safiye entra en una crisis al sentir que está llena de suciedad y se lava hasta provocarse heridas. Además, clausura el salón y envuelve los muebles en plásticos. Por suerte, cuando Han llega logra hacer entrar en razón a su hermana: “Quiero que sigamos cenando cada noche juntos. Crecí en un internado echándoos de menos, lo sois todo para mí”.

Así, Safiye y Gulben limpian minuciosamente toda la casa, pero el depósito se estropea y se quedan sin agua. Será Esat quien arregle el problema. Al verle por la ventana, la menor de las Derenoglu se perfuma, se suelta el pelo y se las ingenia para bajar al portal. Safiye no tarda en descubrirla y descarga toda su furia: “¡Patética! Qué lástima das persiguiendo a un hombre”. Acto seguido, coge unas tijeras y le corta la melena.

Horas después, Esra se ve con Esat y mientras finge interés en él, trata de sonsacarle información de Han. “De crío estaba obsesionado con una profesora. Un día le cogió un fular, pero un abusón que había le vio y empezó a reírse. Han le agarró del cuello y si no llegamos a pararle lo habría matado”, acaba revelando.

Sin tardar, la mujer telefonea a Inci para contarle todo. Esa noche, la locutora cita a Han en el paseo marítimo y le pregunta una vez más si le oculta algo. “Yo tampoco confiaba en ti y quería encontrar defectos. No estamos acostumbrados a ser felices, pero aprenderemos”, se limita a decir él.

Ya de vuelta en casa, Inci se asoma para tomar aire y justo sale Han con una mochila. Este llega al sótano donde almacena basura y se sube a su coche. “¿Tiene que ser tan duro?”, se pregunta mientras mira a un maniquí que lleva el fular de su profesora. A unos metros, su esposa es testigo.

Fuente: Leer Artículo Completo