“Vacaciones surrealistas”: la nueva colección de Schiaparelli se inspira en su propia fundadora

A diferencia del resto de marcas, que han vuelto después de mucho tiempo a los desfiles presenciales casi tal y como los conocíamos antes de la pandemia, Daniel Roseberry, al frente de Schiaparelli ha decidido mantener el formato audiovisual para presentar su colección de primavera-verano de 2022. Una serie de fotografías dignas de la superproducción de una revista de moda de primera línea, junto con un vídeo del making of. El director creativo de Schiaparelli ha titulado esta colección “Vacaciones surrealistas” y el punto de partida, como en casi todas sus colecciones, ha sido la propia Elsa Schiaparelli, fundadora de la icónica casa. Una mujer que era una mecenas y una artista, innovadora y creativa que siempre celebraba el progreso de todo tipo pero, ¿quién era ella en casa o de vacaciones? Es la pregunta que sirve de chispa a Daniel Roseberry para crear esta colección que divide en dos partes: por un lado, está Elsa en la ciudad y por la otra, Elsa de vacaciones.

En la primera parte se fusionan los códigos de la casa con los cánones clásicos de la sastrería francesa tradicional de la década de los 70. La mezcla es tan sorprendente como sugerente: conjuntos de chaqueta y minifalda con cierres reimaginados al estilo Schiaparelli, trajes de pantalón holgados forrados de lentejuelas en un estampado de flores multicolor, un esmoquin de silueta desproporcionada, con una chaqueta muy corta y un pantalón de talle muy alto, americanas de volúmenes y filigranas de pedrería e hilos metalizados, una gabardina con ribetes de contraste y adornos dorados de motivos surrealistas o minivestidos con cinturones XL.



La segunda parte es pura evasión, una línea pensada no solo para un destino físico de vacaciones sino también para un estado de ánimo, un vestuario para dejar volar la imaginación. Aquí nos encontramos con una serie de bañadores de imaginación desbordante, un caftán de rayas rojas y blancas que se inspiran en las icónicas sombrillas de las playas del Mediterráneo, una especie de batín-kimono guatetado en color marfil, conjuntos en tela vaquera con bordados y volúmenes o vestidos de seda que parecen dejarse caer sobre el cuerpo de quien lo lleva.



Todos y cada uno de estos looks no serían lo que son sin la espectacular colección de accesorios sello de la casa: enormes brazaletes rígidos, pendientes extragrandes con formas de oreja o de nariz, cinturones con cierres metálicos, collares de enormes eslabones y medallas con aplicaciones de cristales y todo el imaginario Schiaparelli.


En definitiva una colección que muestra la dualidad que definió a Elsa Schiaparelli y también a la mujer que viste la firma.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo