Novias con mantón de manila: la propuesta de Chanel

El desfile de Chanel es siempre uno de los más esperados tanto en el calendario de las colecciones prêt-à-porter como en el marco de la semana de la Alta Costura de París. Es precisamente en esta última donde pueden observarse algunas de las creaciones más epatantes de la maison y algunos de los vestidos que veremos triunfar meses más adelante sobre las alfombras rojas más destacadas del planeta.

Si el de Chanel es el desfile más esperado, el look nupcial que casi siempre pone el broche final es uno de los que más expectación genera. La temporada pasada vimos cómo la novia de Chanel destacaba por un tocado de flores que recordaba inevitablemente al primer look nupcial de Carolina de Mónaco. En esta ocasión, la novia de Chanel vuelve a sorprender gracias a un detalle muy especial: un mantón de Manila con exquisitos bordados joya.

Este detalle resulta de lo más sorprendente ya que, si bien es una prenda asociada al universo nupcial, acostumbra a protagonizar looks de invitadas o madrinas en lugar de estilismos de novia. Sin embargo, tal y como demuestra Chanel, el mantón de Manila puede ser una interesante elección para dar un giro al look de la protagonista del gran día, especialmente si hablamos de bodas en el norte donde el clima reclama una prenda exterior en muchas ocasiones. Asimismo, resulta idóneo para aquellas novias que sin recurrir a un segundo vestido quieran contar con dos estilismos diferenciados de novia o para las que quieran cubrir sus hombros en enlaces por la iglesia.

El vestido de novia de esta pasarela, de escote palabra de honor, con detalles plisados y bolsillos, aparentemente, cuenta con un marcado acento minimalista. El toque de diferencia del look llega con el mantón y los detalles de flores bordadas del mismo, así como un llamativo lazo que sustituye al velo y que termina por completar la personalísima propuesta nupcial de la firma francesa capitaneada por Virginie Viard.

La encargada de dar vida al look de novia sobre la pasarela de la maison ha sido la modelo holandesa Jill Kortleve, un rostro habitual en los desfiles de Chanel desde hace años y todo un referente del movimiento midsize que no puede defender mejor esta interesante creación.




Fuente: Leer Artículo Completo