Los últimos pasos de Prada en su camino a la sostenibilidad

Que la moda se ha tomado muy en serio su compromiso con la sostenibilidad no es nada nuevo. A fin de cuentas, se trata de una de las industrias más contaminantes del mundo. La pandemia ha acelerado los planes que los grandes grupos se habían trazado desde antes, en parte debido a que diversos estudios apuntan hacia un cambio en la actitud de los consumidores. El compromiso con el medio ambiente se ha convertido en uno de los valores al alza. Conscientes de esta creciente pulsión, que más que un viraje ha sido una evolución acelerada, los grandes conglomerados del sector se han puesto manos a la obra. El grupo Prada (propietario de las marcas Prada, Miu Miu, Church’s y Car Shoe, así como de la pastelería Marchesi 1824) destaca como uno de ellos.

En mayo de 2019, la empresa anunció que dejaría de utilizar pieles. Tras mantener conversaciones con las organizaciones Fur Free Alliance (FFA), Animal Free Fashion Area (LAV) y The Humane Society of the United States, aseguró que centraría sus esfuerzos en desarrollar nuevos materiales, más acordes con los estándares éticos actuales. El estudio The millennial state of mind (Bain & Company) aseguró en 2017 que, para 2025, el 40% de las compras de lujo las llevarán a cabo los que tengan entre 16 y 35 años. Es decir: parte millennials, parte Generación Z. Sobre esta última, el estudio titulado Cómo atraer al cliente del mañana, realizado por la SDA Bocconi en colaboración con la Cámara Nacional de la Moda Italiana (CNMI), dijo que el 90% de los Z creen que las empresas deben tener algún tipo de compromiso medioambiental o social. Pocas entienden a estas alturas el futuro sin ello.

Prada continúa dando pasos en esa dirección, tanto en lo referido a medio ambiente como a sociedad. El pasado 28 de enero se unió a The Valuable 500, una comunidad global cuyo objetivo es incorporar a las personas con discapacidad en diferentes industrias y acabar con la discriminación que suelen sufrir. Es la primera compañía de moda de lujo en hacerlo. Anunció que comenzará a contratar a personas con síndrome de Down en su red de tiendas.

Ahora acaba de firmar un préstamo verde por valor de 90 millones de euros con el banco UniCredit Group para los próximos cinco años. Este préstamo incluye la posibilidad de reducir sus intereses si la compañía logra cumplir con sus objetivos en materia de sostenibilidad medioambiental. Una auditoría independiente se encargará de certificar la consecución de estas metas de manera anual. “La sostenilidad, como valor, está ahora universalmente reconocida y compartida, también por el mundo finnaciero”, ha declarado Alessandra Cozzani, directora financiera de Prada.

En los últimos años, el grupo Prada ha invertido en reducir el desperdicio en la cadena de producción de todos sus artículos. Por ejemplo, ha firmado acuerdos con terceros para canalizar sus materiales sobrantes y que estos puedan tener un nuevo ciclo de vida, bien transformados en otros productos o bien empleados como fertilizantes. También ha instalado sistemas fotovoltaicos en sus centros de producción y sedes corporativas. Un camino que, según los datos y los acuerdos firmados, continuará recorriendo.




Fuente: Leer Artículo Completo