Lo mejor de estos vestidos es que se adaptan al cuerpo en todas las tallas

El detalle de los vestidos de tu infancia ya es la tendencia que domina el mundo… De los vestidos de verano. Ha pasado de ser ese adorno que ponía de acuerdo a la madre más clásica con Emily Ratajkowski para ser la estructura clave de un diseño que parece hecho para ajustarse al cuerpo en todas las tallas. Como un guante, que diría Ace. Es decir, ya no es solo que se adapta a los diferentes tipos de silueta, sino que es capaz de acomodarse con la misma precisión a los cambios de tu propia silueta. Para eso se inventaron los elásticos.

Los de este vestido fruncido concretamente recorren todo el cuerpo y no solo el frontal o la parte del pecho como era habitual en los vestidos que llevabas de pequeña. De esta forma, dibujan con trazo sinuoso las curvas naturales del cuerpo, sean estas más o menos pronunciadas. El nido de abeja no se queda en un remate, sino que es la base sobre la que se construye una nueva silueta femenina a partir de la niñez. Como el vestido babydoll que también se inspiraba en la tradición previa a la puesta de largo, solo que con la estrategia contraria: en lugar de desdibujarla, subraya la anatomía femenina y lo hace en todas sus formas.

Como respuesta estética a todos los vestidos tendencia que se alejan del cuerpo para darle cierta holgura y libertad, estos abrazan la naturalidad sin esconder o disimular, solo favorecer. Queda exactamente igual de bien a las altas que a las bajitas, tengas mucho o poco pecho, si tienes caderas anchas o estrechas y hasta podría incluirse dentro de esa categoría de vestidos que nunca dirías que son premamá.

© Cortesía de Faithfull the brand

El vestido fruncido con nido de abeja es…

  • Preferiblemente corto, como guiño a la infancia y al verano. Aunque también los hay midi o largos con un punto extra de sofisticación.

  • Ajustado aunque no aprieta. El fruncido recorre todo el cuerpo (pecho, cintura y cadera) o, si acaso, se reserva para la zona del abdomen y la cadera con efecto reductor. El dibujo de las líneas

  • Cálido, con predilección por los colores pastel y los estampados de florecitas.

  • Fácilmente combinable con sandalias planas o alpargatas y un coleteto. Un capazo con flores lo eleva al siguiente nivel.

  • Una constante en todas las tiendas: Zara, Asos, Stradivarius, H&M…

© Cortesía de

Vestido corto ajustado azul celeste de Stradivarius.| Vestido blanco sin mangas de Sir the Label.| Vestido verde con mangas farol de Asos.|Vestido verde caqui de Brownie.

Lo mejor de estos 11 vestidos no es que sean MUY tendencia es que sientan fenomenal sean cual sea tu talla.

SUSCRÍBETE AQUÍ a nuestra newsletter para recibir todas las novedades de Glamour.

Fuente: Leer Artículo Completo