Estos diez abrigos de Massimo Dutti convierten en en tendencia todo lo que tocan

¿Llevaremos abrigos en un futuro? Si las (nefastas y desalentadoras) consecuencias del cambio climático se cumplen, la temperatura global del planeta aumentará considerable y progresivamente. Eso, que tendrá efectos muy negativos en materia ecológica, también influirá a la moda y a la forma en que nos relacionamos con ella irremediablemente. De hecho, puede que ya lo esté haciendo; así lo demuestran las fronteras entre temporadas, cada vez más difusas, y los entretiempos infinitos. Si el frío mengua, los abrigos perderán la capitanía de la que gozan hoy en día a partir de mediados de octubre. No por nada afirmamos que la americana se estaba postulando como el abrigo para todo del futuro.

Pero de momento, siguen manteniéndose como una prenda más que necesaria y la moda – con sus hijas lujosas y sus hijas asequibles – sigue alumbrando versiones sin parar.  La colección de otoño/invierno de Massimo Dutti da buena fe de ello con una sección más que interesante de abrigos.

© Cortesía de Massimo Dutti

A tenor de ella, decíamos hacía unos días que ahí no estaban todos los que son, pero sí todos lo que importan si nuestro objetivo en la vida – bueno, dejémoslo en el otoño – es vestir de forma elegante, formal y fina. De esa tríada de adjetivos en Massimo Dutti saben bastante, pues así – y de ninguna otra forma – se definen sus diseños. La marca de Inditex no es muy dada al riesgo (entiéndase, ni abraza microtendencias efímeras ni adopta prendas feístas ni patrones exagerados), así que de su colección de abrigos esperamos calidad, funcionalidad y durabilidad.

© Cortesía de Massimo Dutti

Pero también estética. Objetivos logrados: los abrigos de Massimo Dutti son todopoderosos, pues logran la meritoria hazaña de que no tengamos ni siquiera que pensar qué nos ponemos con ellos ya que combinan con cualquier pantalón, vestido o falda. La suerte de la prenda atemporal, que es tendencia perpetua. He aquí la lista de abrigos que merecen la pena de Massimo Dutti.

Fuente: Leer Artículo Completo