El cárdigan con cuello y mangas de pelo de los 90 regresa – Zara

Los 90 se han apoderado de la moda actual de una forma que era casi imposible vaticinar. De la última década del siglo XX no solo se han rescatado prendas como los llamados skater jeans o las americanas de cuero, sino que incluso las tendencias más complicadas de aquel entonces han vuelto a ocupar las novedades de las firmas de moda. Por aquel entonces, las prendas de pelo, como el gorro estilo bucket hat con pelito en llamativos tonos al más puro estilo Blossom, eran un must en los estilismos de celebrities.

Ahora, es una chaqueta decorada con pelo en mangas y cuello la que regresa. Este tipo de chaquetas de punto se han convertido en una de las prendas estrella en Instagram, sobre todo en la versión llamada Peggy Cardi de la firma londinense House of Sunny—que probablemente conozcas por firmas el vestido viral de Kendall Jenner—.

Esta prenda, de clara inspiración retro que muchos ya se han atrevido a comparar con la estética de Chanel de los noventa tardíos, está disponible en infinidad de tonos, desde el glorificado butter yellow hasta un llamativo verde, pasando por blancos o azules pastel.

Las formas de combinarla se centran en lo sencillo. Es inevitable que esta prenda se haga con todo el protagonismo por lo que las prescriptoras de estilo apuesta por llevarla con pantalones vaqueros o del mismo tono que la prenda creando un look monocolor. Además, añadir un bolso estilo baguette siguiendo las pautas de los 90 es también una opción de lo más repetida.

View this post on Instagram

doing errands: candy!!!!🍭🍬🍦🍿🧃

A post shared by Ida Broen (@idabroen) on

View this post on Instagram

🌼🌼🌼🌼🌼🌼🌼🌼🌼🌼

A post shared by Sydney Melman (@sydney_melman) on

View this post on Instagram

When in doubt wear pink💖☁️💖

A post shared by Büşra Nur Dede (@bsrdede) on

Además de House of Sunny, cuyos cárdigans están ahora mismo en pre order debido a la gran lista de espera, Zara también ha lanzado algunas versiones que no han tardado en agotarse:

¡Lo quiero!

¡Lo quiero!

¡Lo quiero!

¡Lo quiero!




Fuente: Leer Artículo Completo