El bolso acordeón es el nuevo acolchado, el antiguo trenzado y el ex chiquito

Las obesiones son esas ideas fijas que golpean incesantemente cada milémetro de nuestra mente sin darnos tregua ni descanso, y luchar contra ellas es, la inmensa mayoría de las veces, un sinsentido. La Reina Isabel II de Inglaterra la tiene con sus clásicos bolsos de codo Launer (tiene cientos de ellos), Alexa Chung con las Mary Jean de taconcito cómodo de Carel que saca a pasear a la mínima de cambio con vaqueros rectos, y Jeanne Damas con las americanas y los cardigans de punto hechos para lucir con jeans de tiro alto siempre. Siendo estos tres TOCS también un poco nuestros, la psicosis por los bolsos recién salidos del horno temporada tras temporada va in crescendo, pues no hay tregua ni descanso en el mundo de la moda, y menos todavía en el de los accesorios.

A Tom Ford se le atribuye la frase: "Si un bolso es atractivo te hace sentir bien. Se trata de la proporción, la forma, la linea, el material, el equilibrio. Si todo ello es agradable, se venderá. Si es más que eso, tienes que poseerlo porque si no te mueres", y nunca nadie tuvo más razon que él. Hechos para satisfacer deseos, se reproducen con una naturalidad pasmosa, pero solo algunos alcanzan la categoría de iconos, los que como bien decía el diseñador, debes tener para evitar males mayores.

 

El mítico 2.55 acolchado de Chanel fue uno de los primeros en convertirse en una pieza indespensable en cualquier vestidor importante o de alta alcurnia. Creado a mediados del siglo pasado para liberar a la mujer de la incomodidad de llevar únicamente en la mano sus pertenencias, escaló posiciones hasta ser, hoy en día, uno de los más deseados, instagrameados y versionados por ser perfecto, gozar de la belleza clásica que solo el paso del tiempo otorga a lo señalado y darle sofisticación y vida a todos los looks. Todos es todos.

Más cercanos a nuestra línea del tiempo por el momento de creación, la elegancia Intrecciato de Bottega Veneta que aupó a la marca por su singularidad o la picardía Le Chiquito de Jacquemus también rompieron Internet en algún momento de su existencia, pues además de despertar emociones, acumulaban tantas imágenes en las redes en las que ambos eran los absolutos protagonistas, que no sucumbir ante la tendencia era imposible.
 

El turno, hoy, es para los bolsos plisados o acordeón, bellezas de inspiración japonesa que relajan la vista y los estilismos aportando frescura, naturalidad y estilo. Sienna Miller tiene el modelo Pleated de Mansur Gavriel y ha sido verlo y quererlo: queda bien con pantalones vaqueros, se puede llevar cruzado o de hombro, a originalidad no le gana nadie y recuerda indiscutiblemente a los papelitos o servilletas de papel que todos hemos doblado formando una pequeña guirnalda que relaja, divierte y entretiene.

Vistos y adorados hasta la saciedad los acolchados, los trenzados (con o sin relieve) y las miniaturas que no guardan nada pero visten mucho, estas pequeñas esculturas con el espacio suficiente como para guardar todo lo necesario en las siguientes 24 horas son nuestra nueva debilidad. De Mansur Gavriel. De Zara. De Stradivarius y de Parfois.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo