Cómo cuidar y lavar los jerséis de cashmere y lana merino

Las prendas de punto se han convertido en grandes tendencias de la temporada, sí, pero su reinado nunca termina. Cada otoño, jerséis y cárdigans regresan a copar el fondo de armario y, aunque haya características que distinguen a los más actuales del resto, los básicos se mantienen año tras año. Es por ello que, al igual que sucede con una americana negra o una biker de cuero, siempre es buena idea invertir en un jersey o chaqueta de cashmere, mohair o lana merino.

La calidad excepcional de estos delicados tejidos es indiscutible. Sin embargo, si no se cuidan adecuadamente no cumplirán el cometido de durar toda una vida, como se acostumbra a buscar en ellos. Lejos de lo que se cree, el lavado en seco no es siempre la mejor opción para estos tejidos, ya que los disolventes utilizados en tintorerías para este cometido pueden debilitar y destruir las fibras de los mismos.

Cómo lavar y cuidar las prendas de cashmere

La mayoría de prendas de cashmere pueden ser lavadas tanto a mano como a máquina, siempre que se haga con agua fría y con ciclos de centrifugado de pocas RPM. Asimismo, se recomienda utilizar un detergente natural, ya que como tejido natural, el cashmere responde mejor a productos que se centren en reparar las fibras. En el caso de optar por el lavado a máquina, es recomendable lavarlo dado la vuelta y seleccionar un ciclo de cuidado especial de lana o tejidos delicados. Una vez terminado el ciclo, es posible que la prenda esté más mojada de lo deseado, por lo que es recomendable dejarla un tiempo sobre una toalla antes de tenderla.

Cómo lavar y cuidar las prendas de lana merino

La lana tiene propiedades antimicrobianas, por lo que no es necesario lavarla tan a menudo pero, llegado el momento, la lana merino es totalmente lavable, más que la normal e, incluso, aguanta a la perfección un lavado a máquina. Sin embargo, hay ciertas necesidades a tener en cuenta. Al igual que el cashmere, la lana merino debe lavarse con agua fría, una velocidad de centrifugado baja y, si se quiere asegurar, es mejor colocar la prenda en una bolsa especial de lavado (al igual que las utilizadas para la ropa interior). Por supuesto, estas prendas nunca deben introducirse en la secadora y, en caso de querer evitar que se arrugue o para eliminar el exceso de humedad, se recomienda ponerlo plano encima de una toalla al igual que sucedía con el cashmere.

Cómo evitar que los jerséis hagan bolitas

Las indeseadas bolitas de los jerséis surgen como resultado de rozar este tejido con ciertas superficies, por lo que normalmente aparecen en las mangas o en el pecho en el caso de que el jersey esté en contacto continuado con abrigos de materiales sintéticos. Una de las opciones para evitar la formación de bolitas es dejar que la prenda se tome un descanso, bien sea durante algún año o intentando no llevarla muchos días seguidos.

Si las bolitas ya están creadas, puede utilizarse un cepillo especial de cashmere o una piedra para los jerséis de lana que ayudaran a eliminarlas. Descarta totalmente cortarlas con tijeras, quemándolas o romper las fibras de cualquier otro modo.

Cómo guardar las prendas de lana merino y cashmere

El almacenamiento adecuado de estas prendas también ayudará a prolongar su vida útil. En el caso de ambos tejidos, lo idóneo es guardarlas en bolsas de algodón transpirables cuando no vayan a usarse. Evitar a toda costa el plástico, ya que podría generar moho o cambios en el color de la prenda.

Asimismo, las prendas de cashmere y lana merino nunca deberán colgarse de perchas, ya que se darán de si. Lo mismo sucede en el secado, lo mejor es secarlos siempre en horizontal para evitar que se estiren o creen bolsas indeseadas.




Fuente: Leer Artículo Completo