Olivia Baglivi: ¿por qué todo el mundo habla de ella?

Siempre tuvo la danza presente en su vida, pero Olivia Baglivi ya quería ser actriz antes que bailarina. Ella enlaza ambas disciplinas, cruza una con otra y, al mismo compás, se mueve con soltura y fluidez en un escenario de teatro, pero también delante de las cámaras o en la sala de baile.

«Desde que tengo recuerdo he querido dedicarme a la interpretación. Bailaba y sigo bailando porque siempre ha sido una de mis pasiones. Aunque dejé la formación profesional, seguí tomando clases porque siempre me ha gustado expresarme con el cuerpo», cuenta para Harper’s Bazaar España. Porque el baile es para ella una vía capaz de actuar de puente hacia la expresión corporal, un túnel que la lleva a ser consciente de su respiración y de sus movimientos, una pasarela que le ayuda a meterse en la piel de cada uno de los papeles que interpreta: » Siempre suma en la creación de un personaje o simplemente ayuda a tener el cuerpo más relajado y disponible para trabajar con emociones o con un texto…».

Olivia, que estudió en William Layton y en el estudio Corazza, debutó en teatro con obras como ‘Caperucitas y lobos’, ‘Constelaciones familiares’ o ‘La bella y el monstruo’. Ella era la chica con la que fantaseaba Esteban en la película ‘Los héroes del mal’ de Zoe Berriatúa y Alex de la Iglesia. Su nombre comenzó a sonar con fuerza tras este estreno en 2015 y su presencia llegó a conquistar a series de renombre como ‘Élite’, ‘Brigada Costa del Sol’ o ‘Cuéntame cómo pasó’.

Fue el año pasado, en cambio, cuando Baglivi cautivó por completo a la crítica tras ser protagonista en ‘Rosalinda’ junto a Elena Furiase y ahora, se encuentra a las puertas de estrenar dos de los títulos que más prometen dar de qué hablar en este final de año, ‘Las niñas de cristal‘, dirigida por J.Linares y ‘Libélulas’, de Luc Knowles.

Esta última producción la interpreta con otra de las grandes revelaciones que nos dio el 2020, la nueva «chica Almodóvar» Milena Smit: «Trabajar con Milena ha sido de los procesos más bonitos e intensos de mi carrera», nos cuenta, y detalla: «La historia de amistad de Cata (Milena Smit) y Alex (Olivia Baglivi) nos llegó a ambas a las entrañas. Y hemos trabajado desde ahí. Ambas entendemos el compromiso con un guión de la misma forma. Currábamos en set y fuera de él».

Las palabras de Olivia no nos sorprenden. Ambas actrices nos han hecho cómplices de algunos de los momentos más entrañables de esta amistad en redes sociales, como cuando visionaron por primera vez la producción juntas: «Nos llevamos una amistad de lo más bella a nivel personal. Creo que nos hemos reído y llorado a cántaros todos los días del rodaje».

Indagando en su personaje de ‘Libélulas‘, podemos encontrar grandes diferencias con Olivia («es una mujer con una infancia y adolescencia bastante complicada y tiene unos hábitos muy destructivos»), pero también algunas similitudes: «Su fuerza de voluntad, la seguridad que tiene en sí misma y las ganas de de vivir y salir adelante, en eso me siento identificada».

La mirada de Alex y de Olivia es diferente, pero su corazón comparte alguna semejanza: «Alex es una mujer que vive a mil por hora y sin pensar en las consecuencias. Yo soy arriesgada, pero vivo con consciencia. Todos somos en base a nuestras circunstancias y las nuestras son muy distintas. Lo que sí que seguro tenemos en común, es la forma de querer a algo o a alguien sin límites«.

Sobre el amor y poner el alma en lo que se quiere. Así concibe Olivia su día a día y nos cuenta que ella se define por sus gustos y por la gente de la que se rodea, con la que de verdad desea pasar el tiempo. Ve películas en el cine, dedica tiempo a la lectura y adora charlar alrededor de un vino con sus amigos. En su casa, además, confiesa que la llaman Rockstar y Phoebe Buffay: » Algo que creo, dice mucho de mi, es el gran vínculo que tengo con mi familia». Y en lo profesional, más de lo mismo: «Como actriz soy arriesgada o intuitiva, emocional y comprometida sin olvidarme nunca de toda la técnica aprendida en mi formación».

El éxito que cosecha Olivia no deja de crecer. Más allá del próximo estreno de estos dos grandes títulos, nos dice que tiene entre manos un texto y un proyecto muy interesante del que todavía no puede contarnos detalles. Eso sí, nos confiesa tener ganas de volver a sus orígenes: «Me muero por volver a hacer teatro, que es donde empecé».




Fuente: Leer Artículo Completo