#MujerHoyEnCasa recomienda: volvamos a la música en CD

El equipo de Mujerhoy sigue trabajando desde casa. Cada uno con nuestras circunstancias, viviendo, como todos vosotros, una situación excepcional. Así las cosas, queremos acercarnos mucho más a todos vosotros, y compartir, cada día, una recomendación de la redacción de Mujerhoy. #MujerHoyEnCasa va a acompañarte estos días como siempre lo ha hecho, pero con más fuerza que nunca. Estamos con vosotros.

Hoy recomienda: Manu Piñón, redactor jefe de Mujerhoy

Un poco de contexto: hace unos meses pensé en desprenderme de mi colección de compact discs. Ronda el millar (largo), está ordenada (alfabéticamente) en unas torres pegadas contra la pared del salón y refleja una etapa muy concreta; esa en la que me pulía los primeros sueldos en discos. Después de algunos años sin nuevas incorporaciones, comenzaba a parecerme más un lastre que una propiedad. ¡Ni siquiera tenía donde escucharlos! Hace unas semanas mi familia me regaló un lector de cds y aplacé este mariekondo musical. Desde hace unos días creo que es la mejor no-decisión que he tomado desde que empezó el confinamiento.

¿Y por qué ahora cds? Spotify me agobia. Esa idea de que la música no se acaba nunca, de que pones una canción, pasa a la siguiente y cuando se acaba automáticamente te busca algo similar, de que el silencio no entra en el algoritmo, me produce un poco de ansiedad. No son días como para alimentarla, ni siquiera en dosis mínimas. Tengo los cds frente a la mesa en la que he instalado el ordenador, así que no tuve que pensar mucho en alternativas para acompañar el teletrabajo. Empecé cogiendo todos los discos de Ed Harcourt, un cruce pop entre Tom Waits y Elton John, que apareció casi a la vez que Rufus Wainwright. Cuando acababa uno, me levantaba, lo cambiaba por otro, y volvía a seguir trabajando. Así durante un día, estableciendo un ritmo perfecto. Por la noche, cuando apagué el ordenador, me acordé de Nina Persson, la cantante de Cardigans, y preparé una pequeña pila con los cds del grupo, los de su proyecto paralelo A Camp y decidí que por la noche me pondría su disco en solitario, Animal Heart (2014). Ese le tengo en vinilo, hay que darle la vuelta y me apetecía escucharlo sin hacer nada más que eso.

¿Por qué me encanta? A pesar de que quería deshacerme de todos estos discos, estoy reconciliándome con mis propios gustos, los de todas las personas que sido a lo largo del tiempo. ¡Ni eran tan malos ni están tan desfasados! Ya sé que es pronto para sacar conclusiones, así que me quedo sólo con las sensaciones: estos disfrutando de la música como hacía tiempo. Pero siendo prácticos, este formato, el de un álbum que dura entre 40 y 50 minutos, también me está sirviendo para ordenar la jornada. Escoger la noche antes la selección que escucharé a la mañana siguiente, calcular cuántos serán suficientes y disponer de una banda sonora, no sólo una música de fondo, a mí me motiva. También me sirve para identificar las pausas, el paso de las horas y obligarme a levantarme de vez en cuando. Y bueno, sí, aunque nadie más lo vea: bailar solo en casa si suena un hit incontestable.

Fuente: Leer Artículo Completo