Luis Venegas, editor de ‘Candy’, la primera revista transversal: Conocer a Cristina ‘La Veneno’ fue genial

La moda llegó a su vida a través del dibujo. Cuando era niño, a Luis Venegas (Vitoria-Gasteiz, 1979) le gustaba pintar superhéroes. Concretamente, superheroínas. Adoraba inventar trajes para ellas. Años después, con 11 o 12 años, su tío “favorito” le regaló un álbum de Ana Belén: Géminis. En él, aparecían los populares singles de "Sólo le pido a Dios" y "La Paloma". Lo que más impresionó al actual director creativo y editor independiente no fueron las melodías del CD sino la fotografía de su portada. Quién había capturado la imagen, quién había firmado el elegante vestido que lucía la cantante y quién la había maquillado. Venegas no tardó en descubrir que detrás de este trabajo estaba el artista Juan Gatti y la magnífica diseñadora Sybilla y iguió tirando del hilo y se dejó embelesar por el mundo de la moda.

Estudió en la Escuela de Artes y Técnica de la Moda de Barcelona. Viajó a París para hacer prácticas en el estudio de Thierry Mugler. Y cerró el círculo trabajando con Sybilla, la mujer que despertó su interés por la moda de forma indirecta.

De vuelta en Madrid, el de País Vasco se siente atraído por el mundo editorial. Crea varias revistas independientes –Fanzine 137, EY! Magateen, The Intim Mates News Paper y The Printed Dog– y en 2009 nace la reina de la corona, la revista Candy. Esta publicación defiende el concepto transversal, inventado por él mismo, con el ánimo de celebrar el travestismo, la transexualidad, las personas no binarias y la androginia. Por sus páginas han desfilado personajes como Lady Gaga, James Franco o Miley Cyrus, fotografiados por artistas tan ilustres como Terry Richardson, Steven Klein o Inez and Vinoodh.

Con motivo de su décimo aniversario, Venegas ha lanzado ‘The C☆ndy Book of Tranversal Creativity’, un libro que reúne los mejores contenidos de los primeros 12 números de la revista. Una publicación que continúa siendo la única en su estilo a nivel internacional. A su vez, este año con motivo del Día del Orgullo, la firma Levi’s ha invitado al creativo a customizar su icónica Trucker Jacket y a compartir en su web una exposición virtual que nos lleva por el mundo de Candy.

Hablamos con él sobre el nacimiento de la revista, cómo ha cambiado con los años, de su colaboración con Levi’s y de la leyendas que han pasado por Candy.

¿Cómo te llega la idea de hacer la revista Candy?
Tenía la espinita de hacer una revista de moda; el germen que me había introducido en el mundo de las publicaciones. En 2008 empecé a darle vueltas a la idea y pensé: “No quiero que sea una más”. Me di cuenta de que había un grupo de personas, lo que llamo el mundo transversal que engloba a manifestaciones muy distintas que yo metí bajo el mismo paragüas. Incluía a drag queens, a transexuales, gente de género no binario… Estas personas a nivel de estilo y de imagen siempre habían sido muy inspiradoras para el mundo de la moda. Sin embargo, nunca se les había reconocido esa contribución.

Candy nace en plena crisis, ¿cómo afrontas esta situación?
Como editor independiente mi trabajo siempre está en crisis. No tengo un grupo editorial detrás que me apoye, que me pague todos los meses y que, en cierto modo, me permita relajarme. Estoy solo y tengo que luchar porque las cosas salgan adelante. Y con el tema de la recesión pasó un poco igual. Ahorré para sacar el primer número sin anunciantes. Igual soy un inconsciente y cuando he querido hacer algo, sencillamente lo he hecho. Tenía la sensación de que era una buena idea. Además, mi amigo Jimmy Paul, uno de los peluqueros del mundo de la moda más relevantes, me terminó de animar: “Luis, tienes que hacerlo ya porque es una idea que si está en el aire, cualquier persona podría quitártela”. Y no me lo pensé.

A post shared by Tim Blanks (@timblanks) on

¿Por qué elegiste la palabra Candy?
La palabra Candy es una palabra que se queda fácil en la memoria. Además no tiene género. Significa ‘caramelo’ en inglés. Es suave, dulce y pegajosa. Tiene un punto de inocencia pero también es sexy. Es algo universal. Tiene una cualidad fonética que funciona muy bien. Y a la vez, representaba a un icono tan potente como Candy Darling. Ella siempre me ha gustado mucho. Transmite la idea de glamour clásico de Hollywood. A lo largo del tiempo se me han ocurrido otros nombres que podrían haber funcionado. Por ejemplo, Divine. Sirve igual para hombre como para mujer y habría tenido relación con la drag queen de John Waters.

¿Crees que ha cumplido su objetivo a lo largo de estos últimos diez años?
En cuanto a visbilidad e inclusividad, sin duda. Cuando Candy publicó su primer número era casi impensable que una persona transgénero formara parte de una revista. Y mucho menos que fuera portada. Principalmente en una revista de moda. Ahora es al revés. Es extraño que una publicación mainstream no incluya a alguien transversal. Y ya era hora. Estoy muy contento de que Candy haya contribuido a ese cambio. Creo que queda muchísimo por hacer, a nivel de derechos y respeto a muchos colectivos que se muestran en Candy. No digo que Candy haya sido el precursor de este progreso. Creo que ese éxito viene de los activistas que han luchado por conseguir ese respeto que todo el mundo como ser humano se merece.

¿Cómo un editor independiente consigue ese arsenal de profesionales y artistas?
Tenía cierto bagaje por mis publicaciones anteriores y contaba con la credibilidad de algunas personas con las que había trabajado. No he crecido como Anna Wintour, la hija de un periodista famoso que tenía fácil acceso a una red de contactos. Mi madre es ama de casa y mi padre trabajaba en la construcción. Nadie en mi familia se ha dedicado a esto nunca. Creo que todos los logros de la revista se los debo al trabajo duro. Tengo mucha voluntad y cuando algo me gusta trabajo mucho en ello y no me importa dedicarle todo mi tiempo.Una vez, viendo un documental sobre la vida de Tom Ford, me marcó una de las frases que decía: “Si estoy despierto, estoy trabajando”. Si estoy despierto, mi cabeza está registrando información que a lo mejor luego puede servir para alguna campaña o para mis revistas. Creo que los engranajes de la creatividad en mi mente no paran. Aunque también pienso que es algo que le pasa a mucha gente.

¿Y quién te gustaría que protagonizase la próxima portada de Candy? Ya sea vivo o muerto.
Candy Darling, por ejemplo. Aunque hay tantísimos… Quizás peque de supersticioso pero prefiero no decirlo en voz alta y que luego se me gafe o se me adelanten. O que el mensaje que le estás mandado al universo se gaste. Aunque sí te confesaré que me encantan todas las actrices que protagonizan la serie ‘Veneno’.

Hablando de ‘Veneno’, la serie creada por Javier Calvo y Javier Ambrossi sobre la vida de Cristina ‘La Veneno’, ella llegó a colaborar con la revista Candy. De hecho, fue el último reportaje que protagonizó. ¿Cómo fue esta sesión?
Fue una sesión increíble. Todo se lo debo a Valeria Vargas, escritora de la biografía de la Veneno, ‘Ni puta, ni santa’. Ella lo gestionó todo para que sucediera. Yo conocía a Cristina de verla en televisión pero en persona fue mucho mejor todavía. En las 3 o 4 horas que estuve en la sesión, me pareció una persona increíble que no paraba de contar historias graciosísimas.

Se lo pasó muy bien durante las fotos. Fue súper profesional. Se probó todo lo que le llevó la estilista, Alicia Padrón. Recuerdo que durante la sesión le dije:“Cristina, estoy muy contento de haberte conocido porque eres una reina”. Y ella me contestó: “Valeria sabe que soy muy bruta pero cuando voy a según qué sitios y me tratan con respeto, me comporto como una señora”. Y le dije: “No Cristina, como una señora no, como una reina”. Y ella contestó: “Bueno, pues como una reina”.

La idea era que fuera portada del número pero a los pocos meses falleció en circunstancias muy dramáticas. Me dio pudor al estar todo tan reciente. Seguramente a ella le habría gustado pero me parecía que podía resultar oportunista. El tema se terminó publicando pero dentro de la revista de una forma más "discreta".

View this post on Instagram

Me gustaría despedir el año con esta magnífica imagen donde podemos ver una Cristina.. ¿cómo decirlo? Maravillosa, deslumbrante, renacida, nueva.. todo bueno, la verdad. Cuando nos enteramos de que salían sus memorias, las redes sociales se revolucionaron, no se hablaba de otra cosa, ya que eran muy esperadas, de hecho, en mi opinión pensé que nunca iban a ver la luz, pero gracias a @valeryvegas pudimos disfrutar de ellas. Como dije antes, empezó a nacer una nueva Cristina, llena de felicidad, con la presentación de su libro, sus bolos, el calor de sus fans y amigos. La noticia de su muerte nos dejó helados, fue una injusticia que después de todo el amor que estaba recibiendo, nos abandonase. Nos quedamos con que en sus últimos días se dió cuenta de toda la admiración que tenía. Te queremos Cristina 'La Veneno' dónde quiera que estés. Gracias💋

A post shared by Cristina La Veneno 🌐 (@lavenenoficial) on

A post shared by Cristina La Veneno 🌐 (@lavenenoficial) on

‘The C☆ndy Book of Tranversal Creativity’ es un libro muy esperado por todos los fans de Candy y del mundo de la moda. Diez años han dado para muchas publicaciones, ¿cómo ha sido el proceso de selección?

Quería que fueran contenidos potentes. Pensé en un cantante que publica su disco de grandes éxitos pero justo lo contrario. Quería detenerme en las otras cosas que habían pasado más desapercibidas. Los grandes éxitos son fáciles de buscar en Google. Por ejemplo, la portada con James Franco o de Lady Gaga. Pensé que sería genial recopilar las otras cosas, los éxitos más pequeños y atemporales

Junto al lanzamiento de este libro, has anunciado la colaboración con Levi’s por el Orgullo 2020. Un rediseño de la clásica Trucker Jacket con la imaginería de Candy. ¿Cómo ha sido esta colaboración?

Desde el año pasado habíamos hablado de que estaría bien hacer algo para el Orgullo pero nos sobrevino una pandemia. Dejamos pasar el tiempo y retomamos la iniciativa creando [una cazadora especial.](https://levisnewsroom.com/trend/levis-celebra-el-pride-2020/) Levi’s es una marca que me gusta y que siempre que han hecho colaboraciones con firmas queer y han sacado colecciones en apoyo al LGTBI+ han donado todos los beneficios a causas relacionadas con ello. Es una marca con la que me identifico y que tiene un comportamiento bastante ético. Me da pena que se haya quedado en una edición limitada de 20 cazadoras. Habría sido genial hacer 200. Mucha gente me ha preguntado dónde podía comprarla.

Fuente: Leer Artículo Completo