José Coronado: “Mi hijo Nicolás es bastante más calmado que yo. Uno de mis problemas a su edad era la impaciencia”

El éxito le llegó en la madurez y reconoce que le costó aceptar que a los 50 ya no podía hacer papeles de un chico de 30. José Coronado (63) lo ha hecho todo en el mundo de la interpretación y sus 33 años de trayectoria lo respaldan. No hay personaje que no borde, tiene un Goya en la vitrina de su casa y además se ha ganado al público, de todas las edades, por su amabilidad y buena energía, la misma que él asegura recibir de cada fan que le para para pedirle un selfie y a los que siempre responde con un buen gesto y una sonrisa.

Ahora Coronado ha puesto su voz, además de a Sherlock Holmes y a El Gran Gatsby en Audible de Amazon Prime, a Emerson Black, un misterioso personaje involucrado en las operaciones secretas desarrolladas por Estados Unidos desde finales de la Segunda Guerra Mundial y que forma parte del nuevo título de la saga del videojuego Call of Duty: Warzone y Black Ops Cold War, que sale a la venta el 13 de noviembre.

Ya sólo le faltaba poner voz a un personaje de un videojuego. ¿Cómo ha sido la experiencia?
Un actor del siglo XXI tiene que hacer de todo (risas). Es verdad que de todo aprendes y todo suma. Poner voz a este juego, siendo además un juego de espías, un tema que a mí me apasiona desde que era niño y que luego he tenido la posibilidad de encarnar a algún espía o a gente del entorno que es un mundo que conozco y que me gusta, pues ha sido un placer también incorporarme a estas nuevas tecnologías que son el presente y hay que subirse al carro también.

¿Controlaba de videojuegos antes de este proyecto?
Yo controlaba de los videojuegos de mi época que ahora mismo son como infantiles comparados con las maravillas que se hacen ahora como Call of Duty, que es un juego que parece absolutamente real, con posibilidades para el jugador de moverte por todo el mundo, de poder ‘pergeñar’ conspiraciones… es muy interesante. Y mi personaje es el manipulador de los manipuladores. Curiosamente no sale en el videojuego pero es fundamental porque va aportando pistas y fragmentos que hacen al jugador avanzar y conseguir sus objetivos.

El mundo de la cultura, como muchos otros, está sumido en una gran crisis pero no ha dejado de trabajar pese a todo. Tiene una serie con Netflix (El Inocente, junto a Mario Casas), una comedia con Belén Rueda, Audible en Amazon Prime, otra película, Way Down, ha sido elegido embajador del aceite de oliva, voz de Call of Duty… ¿Es un gran afortunado?
Siempre lo he sido y en estos tiempos igual. Lo único que me ha afectado ha sido que se ha retrasado tres meses todo lo que tenía previsto, los tres meses que estuvimos confinados, pero una vez que se abrió la veda yo ya estaba en Barcelona acabando la serie de Netflix y dando gracias de poder trabajar cuando estás viendo las penurias de todo el mundo. Sigo siendo un tipo afortunado al que la vida le trata muy bien.

https://www.instagram.com/p/CAXdNhflQgg/

Tiempos de reflexión.

A post shared byJose Coronado (@_jose_coronado) on

¿Cómo ha vivido esos meses de confinamiento?
Con preocupación como cualquier hijo de vecino y en mi caso lo he hasta agradecido. Yo estaba buscando unos meses sabáticos después de los últimos cinco o siete años que no había parado y llevaba tiempo diciendo que necesitaba esos meses. Se me impusieron debido a esto, por desgracia, pero personalmente me vino muy bien para poder recargar pilas y descansar un poco.

¿Ha aprovechado para retomar alguna afición en ese tiempo de parón?
He recuperado la pasión por pintar, es absolutamente amateur y no tengo ningún tipo de talento, pero durante el confinamiento me puse a pintar y además a pintar paredes de la casa haciendo cuadros artísticos. Hice un mural de Broadway en todo su esplendor, lleno de gente y bullicio, con coches… Lo titulé Stay Home. Ha quedado muy bien y ha despertado ese gusanillo, tanto que ¡ahora me pienso pintar todas las paredes de la casa! (risas).

Estaría bien tener un Coronado colgado en casa
Mira no me lo he planteado pero nunca se sabe (risas).

https://www.instagram.com/p/CD4EAcNFI36/

Felices 63 😊 Gracias por acordaros de mí.

A post shared byJose Coronado (@_jose_coronado) on

Decía en una entrevista en El País, que con 30 había vivido tanto que se podría haber muerto con todo ya hecho… entonces podríamos decir que desde entonces hasta hoy, a lo 63, ¿ha vivido una segunda vida?
(Risas). Totalmente. Fue justo a los 30 cuando empecé a ser actor y han sido, como dices, dos vidas maravillosas. La primera que tuve, que personalmente fue el momento de volar libre en una España de mitad del siglo XX maravillosa, creo que no ha habido una mejor época en nuestro país. Tuve la suerte de empezar a vivir el tiempo de La Movida y no solo desde casa sino que tuve negocios de hostelería y viví esos diez años de Movida madrileña irrepetibles. Y luego mi segunda vida, en la que me dije: “A ver, ya soy una persona seria, una persona mayor y tengo que encontrar el oficio que a mí de verdad me haga ganarme la vida y disfrutar de ella”. Y ahí se me cruzó la interpretación y nada más tocarla, a la semana, ya estaba vendiendo todo lo que tenía de restaurantes y demás y apostando a muerte por esta profesión increíble que me ha dado tantas alegrías.

Y que se las sigue dando
Sí, sí, aparte es una profesión que podrían pasar 300 años y podría seguir disfrutando de ella, que te enriquece personalmente a medida en la que tú construyes cada personaje y eso es un enriquecimiento para la vida de cada uno. Y ahora disfrutando de esta vida de una forma más relajada que cuando empecé que era un torito que tenía que llegar e ir a todo. Habiendo podido vivir dignamente durante estos 35 años de la profesión, puedo permitirme elegir un poquito más y tomarme las cosas de manera diferente.

https://www.instagram.com/p/B5kxuh5oJ81/

Preparando nueva campaña… muy dulce… con mi queridisimo amigo @alexgonzalezact y dirigidos por el gran Daniel Monzón. #danielmonzon

A post shared byJose Coronado (@_jose_coronado) on

Ha dicho que ahora la acción se la deja a actores más jóvenes como Mario Casas y Álex González, que además son muy buenos amigos suyos… ¿cómo vive ese cambio de etapa también a nivel laboral y vital?
Mi época más difícil fue entre los 40 y los 50, ahí empezaba a notar que de pronto hacía personajes con cuarenta y pico y veía que eran para actores de 30 (risas). Pero seguía luchando. Y hubo un paso ahí en el que tuve que aceptar mi edad y creo que al hacerlo personalmente, profesionalmente ya no tuve dificultad porque además empecé a entrar en un campo distinto, porque siempre había hecho el chico de la película y comencé a hacer de padre e incluso de abuelo, que también son otros registros que no había tocado y que son más acordes con mi edad.Además tengo la suerte de que en mi ‘franja vital’ o de edad no hay tantos, de hecho cuando empecé éramos muchos menos de los que ahora empiezan. Y eso ha ido pasando a lo largo de mi trayectoria y ahora tengo mucha menos competencia que un chaval que llega con 20 o 25 años y que hay 50 como él, que hablan inglés y que son guapísimos y apolíneos… así que ahora lo tengo más fácil.

¿Ha cambiado también la franja de sus fans o los tiene de todas las edades?
¿Sabes qué pasa? He hecho mucha televisión y con eso entras en las casas de la gente cuando están en pijama, y por tanto eres uno más de la familia. Y la familia es la familia, va desde el abuelo hasta el niño. Así que creo que no soy el típico que tiene una franja de seguidores de una determinada edad o acordes a mi edad, creo que a mí me siguen más las familias que las personas de manera individual.

https://www.instagram.com/p/B08EowaFLp8/

Un poco de mar… #mar #relax #descanso #sol #amigos 🙏🏼

A post shared byJose Coronado (@_jose_coronado) on

Siempre ha recalcado que agradece cada muestra de cariño de la gente, algo que seguro tienen que aprender muchos recién llegados que se quejan de que les paren por la calle o les pidan una foto en un restaurante…
Para mí, lo primero, es una forma de dar gracias a lo que te está pasando y luego es ganarte a una persona más para el futuro, para que te vea en una serie, para que vaya al teatro… Si eres un poco educado y amable, la vas a tener por siempre en cualquier cosa que hagas. Y luego aparte es que en mi caso, la gente me entra con muchísimo respeto y con una energía positiva que se contagia. Por lo tanto yo cada vez que estoy con alguien y les veo cómo sonríen, digo: "Joder, qué gusto, qué energía me están dando". Me gusta que la gente me sonría y yo hacerlo. Lo llevo muy bien. Además es mucho más práctico ser amable que tener que explicar que tienes un mal día. Todos tenemos días malos, pero nosotros sabemos ponernos el chip de saber que es una parte de mi trabajo que es mantener a la gente que me sigue y además me encanta.

Y le pasa igual con la prensa… No conozco a nadie que hable mal de Coronado. Creo que con Antonio Banderas son los únicos
Bueno, muchas gracias. En primer lugar es una cuestión de principios y de educación. Y luego es una cuestión de inteligencia a la hora de decir "yo te ayudo en tu trabajo y tú me ayudas en el mío". Eso está más claro que el agua y siempre lo he entendido, no me cabe en la cabeza que alguien lo ponga en duda. Los beneficios que te pueda dar esa relación entre periodista-actor son muchos, pero vuelvo al tema del contacto humano, es gente que te está dando la oportunidad de compartir lo que haces con el mundo y hay que tratarla con el mayor de los respetos. Lo hago con cualquiera que me pare por la calle, pues más aquí que me estoy jugando el pan de mis hijos.

https://www.instagram.com/p/BdYdtrIAikk/

Besos y feliz cena conlos vuestros

A post shared byNicolas Coronado (@nicolas_coronado) on

Hablando de sus hijos, ¿cómo ve a Nicolás en MasterChef Celebrity?
Uy, ¡le veo genial! Tiene mucho ángel, es muy buena persona y creo que esa es su mayor virtud, tiene un corazón enorme, unos principios y una educación muy sólida. Me está sorprendiendo porque no pensaba que iba a llegar tan lejos y además con toda la experiencia y la sabiduría gastronómica que está adquiriendo, que son buenas para él para el resto de su vida y para todos los que le rodeamos.

¿Lo pone en práctica en casa?
Sí, sí, claro, hay que comerse todo lo que hace el niño ahora (risa). Tiene mano y se lo ha tomado muy en serio, han sido cuatro meses de aprendizaje intensivo que le han dejado una sapienza gastronómica pero también le está sirviendo de ventana y plataforma para darse a conocer y para poder meter la cabeza en este difícil mundo.

Supongo que le dirá a él que se tome las cosas con calma y que todo llega cuando tiene que llegar…
En ese sentido no puedo darle consejos porque Nicolás es bastante más calmado que yo. Uno de mis problemas antes era la impaciencia, quería llegar a todo rápido. Sabe relativizar mucho más y llevar un ‘tempo’ más agradecido que el que llevo o me inflijo a mí mismo.

https://www.instagram.com/p/BtalJkfFRnz/

Fue una buena noche!!!#goyas2019 Enhorabuena a todos los premiados en especial a @atorrem 😉 #sevillafoto @mirta_rojo @academiadecine

A post shared byJose Coronado (@_jose_coronado) on

¿Sigue pensando que si volviera a nacer sería un pájaro libre sin hijos y sin ataduras?
Alguna vez me han dicho que cómo dije eso y tampoco lo entiendo (risas). He tenido dos hijos muy muy queridos, a los que quiero y estoy absolutamente satisfecho de haberlos tenido y me dan la vida. Lo único que digo es que habiendo conocido lo que es la vida siendo padre, me hubiera gustado también una vida de pájaro libre, seguramente una vida más egoísta, pero que a lo mejor te puede aportar otras cosas tanto personal como profesionalmente. He dejado de hacer muchas cosas en mi profesión para poder estar con mis hijos como irme a trabajar fuera, he tenido oportunidades y he dicho: “No, tengo un hijo así que me quedo en España, no por otra razón”. Pero repetiría los pasos que he dado en esta vida y muero por mis hijos. A veces envidio a la gente que no tiene responsabilidades porque me autoexijo mucho en todo y no hay mayor responsabilidad que tener un hijo, y cuando veo gente va ligera de ese equipaje y que va libre… pues me dan envidia, no te voy a engañar.

Bueno, ya había vivido casi todo antes de ser padre
También, claro, por eso te digo que antes de tener a Nicolás yo ya había vivido mucho.

Para terminar, ¿cómo lleva la meditación diaria?
Sigo intentándolo pero me cuesta mucho, creo que algún día lo conseguiré aunque me cuesta la vida (risas).

Fuente: Leer Artículo Completo