Higos, la fruta de los filósofos rica y saludable

Conocidos como la fruta de los filósofos porque en la Antigua Grecia eran todo un manjar, los higos son unos de los frutos más desconocidos de la dieta mediterránea. Es un fruto dulce con un poderoso valor nutricional que queda bien en cualquier plato. Son suculentos y nutritivos y, a pesar de ser dulces y jugosos, no aportan muchas calorías: 100 gramos de higos frescos, 74 calorías mientras que, si son secos, aportan 249 calorías. También son muy ricos en fibras y dan mucha energía gracias a los azúcares naturales presentes y mejora el estado de ánimo. Por si esto fuera poco, su alto contenido en fenoles, Omega 3 y Omega 6, reduce el riesgo de padecer enfermedades coronarias, favorecen el sistema inmunológico de los daños oxidativos y los expertos los recomiendan para aquellas personas que padecen asma, ya que favorecen el sistema respiratorio.

Su mejor temporada es a finales de verano aunque maduran desde finales de julio hasta noviembre. Para diferenciar higos de brevas debes fijarte en la maduración del fruto. Las brevas son higos que no consiguen llegar a la maduración óptima en otoño y permanecen todo el invierno en el árbol hasta que completan el proceso en primavera.

Los higos maduran desde final de julio hasta noviembre, aunque la mejor temporada es a final de verano.

Los higos son ideales para tomar como fruta o para enriquecer platos salados o dulces. Combinan a la perfección con frutos secos como las nueces, hojas verdes como escarola o rúcula y con panes y masas de todo tipo. Puedes añadirlos a la ensalada o probarlos en una combinación con queso que realza su sabor. También puedes preparar mermeladas y conservas. ¿Te apuntas a los higos?

Receta

Te proponemos una receta exquisita y fácil para que disfrutes de este producto.

PARFAIT DE HIGOS

Ingredientes: 5 higos, 4 yemas de huevo, 1,5 dl de leche, 1,5 dl de nata para montar, 60 g de azúcar, 1 molde de silicona

Elaboración: Batir las yemas de huevo con el azúcar hasta que la mezcla aumente su volumen al doble. Reservar en un cuenco. Triturar los higos con la batidora hasta obtener un puré uniforme. Reservar un higo cortado en rodajas para decorar.

Calentar la leche a punto de ebullición y volcar de golpe sobre las yemas batidas. Remover con una cuchara de inmediato. Dejar enfriar removiendo de vez en cuando. Añadir el puré de higos del paso 1 a la mezcla de yemas y remover.

Batir la nata con varillas hasta que quede semimontada. Añadir la nata a la mezcla anterior con movimientos envolventes. Verter en un molde de silicona y meter al congelador hasta que se congele. Sacar del congelador media hora antes de servir. Servir decorando con las rodajas de higo reservada.

Y si quieres aprender a hacer higos glaseados pincha aquí.

Vuelta al cole

jfhrfged

6,99 €

COMPRAR

MOLEAQI

1,47 €

COMPRAR

Eariy

Pack 4 pulseras + 4 botellas x 15,99 €

COMPRAR

Tatay

14,40 €

COMPRAR

Converse

85 € 29,99 €

COMPRAR

Karactermania

9,99 €

COMPRAR

Converse

20 € 14,99 €

COMPRAR

Kikkerland

2,95 €

COMPRAR

Fuente: Leer Artículo Completo