Dieta blanda: cómo qué puedes comer y que además esté rico

Por una gastroenteritis, una época de excesos o un problema de salud o bucal, tu sistema digestivo a veces necesita un respiro. Y la mejor forma de dárselo es siguiendo una dieta blanda. ¿En qué consiste? Como nos explica Sara Rueda, experta en nutrición deportiva y nutricionista de BluaU de Sanitas, “se trata de una dieta de fácil digestión, indicada para aquellos casos en los que el sistema digestivo requiere realizar el mínimo esfuerzo para recuperarse”.

Según Rueda, “este tipo de dieta se prescribe cuando el sistema digestivo está comprometido por diversas causas: intoxicaciones alimentarias, gastroenteritis, patologías digestivas, problemas bucales… además de en momentos concretos en los que se requiere que el aparato digestivo no trabaje tanto como, por ejemplo, en los post-operatorios”.

Qué alimentos incluye la dieta blanda

Como nos clara Rueda, “en la dieta blanda se incluyen alimentos fáciles de digerir, exentos de grasas, ácidos, fibra y condimentos, que puedan irritar el tracto digestivo y/o aumentar las secreciones gástricas”. Es decir, los platos deben ser sencillos y estar exentos de grasa, por lo que resulta ideal cocinar los alimentos al vapor, hervidos o en papillote.

Entre los alimentos que se incluyen en la dieta blanda:

Qué alimentos no debe incluir la dieta blanda

Como nos aclara la nutricionista de BluaU de Sanitas, en la dieta blanda se excluyen los siguientes alimentos:

Cómo hay que seguir la dieta blanda

Según la nutricionista, la dieta blanda se suele pautar durante 3 o 4 días, dependiendo del tiempo que tarde en recuperarse el sistema digestivo. “Luego se irán introduciendo alimentos poco a poco, según la tolerancia individual”. Pero, como subraya, la debe prescribir un nutricionista-dietista o un médico de digestivo.

¿Puedes utilizarla para adelgazar? Lo sabemos, el típico caldo de verduras de hospital también se puso de moda como método para perder peso… Como subraya Rueda, “es importante tener en cuenta que no es una dieta que se deba seguir con el objetivo de perder peso, ya que la dieta blanda, carece de nutrientes fundamentales, como las grasas poliinsaturadas o monoinsaturadas, o compuestos que son imprescindibles para el organismo, como la fibra”.

Recetas para una dieta blanda

Nooddle app nos trae tres recetas sabrosas y fáciles para disfrutar de la comida siguiendo una dieta blanda.

Sopa de Zanahoria, Champiñones y Calabacín

Ingredientes (2 personas). 1 zanahoria, ½ calabacín, ½ cebolla, 1 patata, 4 champiñones, 500 mililitros de caldo de ave, 2 cucharadas de aceite de oliva y 1 pizca de sal.

Preparación (35 minutos). Pela la zanahoria y la patata. Corta la zanahoria en rodajas finas y la patata en cubos no muy grandes. Lava y corta los champiñones en trozos pequeños. Pica media cebolla, y lava y corta en cubos el calabacín. En una olla echa el aceite de oliva. Cuando se caliente vierte la cebolla y sofríela a fuego medio durante 1 minuto. A continuación, vierte la zanahoria, el calabacín y los champiñones. Saltea las verduras varios minutos a fuego medio, hasta que veas que comienzan a ablandarse (te llevará unos 5 minutos). Vierte el caldo y los cubos de patata, añade un poco de sal a todo. Comprueba que las verduras quedan bien cubiertas por el caldo. Tapa la olla, sube el fuego hasta que comience a hervir y, en ese momento, bájalo. Cocina aproximadamente 20-25 minutos (si empleas olla exprés tardarás mucho menos). Pasado ese tiempo comprueba que está bien de sabor y corrige el punto de sal si fuese necesario. Sírvela en la mesa.

Trucos y Consejos. Si no tienes caldo no importa, echa agua.

Noodles de Calabacín y Patata con Huevos

Ingredientes (2 personas). 1 calabacín, 1 patata, 3 huevos, 1 diente de ajo, 2 cucharadas de aceite de oliva, 1 pizca de sal y 1 pizca de pimienta negra.

Preparación (20 minutos). Pela la patata y lava el calabacín. Con una mandolina corta la patata y el calabacín en largas cintas. En una sartén amplia echa un poco de aceite de oliva. Cuando se caliente vierte el ajo picado y sofríelo, a fuego medio, con cuidado de que no se queme. Vierte en la sartén los fideos de patata y calabacín y cocina durante 5-7 minutos. Un par de minutos antes de que termines de cocinar los fideos de patata y calabacín cocina los huevos. Las opciones de cómo cocinarlos son múltiples si bien si estás llevando una dieta blanda pasados por agua, escalfados o en tortilla francesa pueden ser las mejores opciones. Coloca en un plato los fideos de patata y calabacín y coloca los huevos en el plato. Añádeles una pizca de pimiento y ¡listo! ¡A disfrutar!

Trucos y Consejos. Si sigues una dieta blanda cocina los huevos pasados por agua, escalfados o en tortilla francesa.

Pollo guisado con patatas y Zanahoria

Ingredientes (2 personas). 2 zanahorias, 2 patatas, ½ cebolla, 1 pechuga de pollo,1 pizca de sal, 1 pizca de pimienta negra y ½ taza de agua.

Preparación (20 minutos). En una sartén, con cierta profundidad, coloca las piezas de pollo con un poco de sal y pimienta. Agrega media taza de agua (si tuvieras caldo de pollo mejor) y deja que se cocine a fuego medio. Mientras, corta las patatas, la zanahoria y el pimiento rojo en cuadrados no muy grandes, así como la cebolla en láminas finas. Ve revisando el pollo, cuando esté a mitad de cocción, agrega las verduras que acabas de cortar. Deja que se cocine todo a fuego medio durante un rato más. Echa un poco más de sal al guiso. Cuando el agua comience a hervir, baja un poco el fuego. Al cabo de 10-12 minutos seguramente que las verduras estén tiernas y el pollo guisado. Retíralo todo del fuego y sírvelo en una bandeja.

Trucos y Consejos. Puedes emplear otras partes del pollo como muslos, contramuslos, etc.

Vía: Women’s Health ES

Fuente: Leer Artículo Completo