Consejos para ser eco también en la playa

  • Descubre el poder de la positividad.
  • Ideas para alcanzar el bienestar sin alterar el medio ambiente.

    No dejes ningún desperdicio en la playa. Si el contenedor está lleno, lleva la basura de vuelta contigo y deposítala en el contenedor adecuado. Cada trozo de plástico depositado en el ambiente marino es un peligro real. Si en tu familias hacéis aperitivo, merienda o comida en la playa, apuesta por el menaje reutilizable: tarteras, cubiertos, los vasos de los niños… Lleva las bebidas en cantimploras o termos de acero inoxidable, son mucho más ecológicos que las botellas de plástico.

    Respeta las señalizaciones y las zonas acotadas. Las playas y dunas son ecosistemas de enorme valor ecológico. Sirven de fuente de alimento y refugio a numerosos organismos vegetales y animales. Es común encontrar algas, cangrejos, insectos, pequeños pájaros… Debemos cumplir las normas de prohibición de ocupación de las dunas y respetar las zonas de acceso a las playas o los senderos establecidos.

    ¡Desconecta todo lo que puedas! Tómate en serio el ahorro energético. La playa es un lugar para relajarse. Deja el móvil en casa, disfruta del paisaje y únete al movimiento “slow”.

    Elige un protector solar respetuoso con el medioambiente. Son más contaminantes de lo que pensamos, sobre todo los que tienen filtros químicos como la oxibenzona. Hawaii, por ejemplo, ya ha empezado a prohibir este componente.

    Fuente: Leer Artículo Completo