¿Cómo hacer una sentadilla profunda? La clave para realizarla sin lesionarte

Si se hace bien, se pueden obtener grandes resultados. Lo que diferencia a este ejercicio de la sentadilla clásica es el esfuerzo extra que requiere: implica bajar más allá de los 90º a los que se flexionan las piernas habitualmente, llevando la cadera por debajo de la línea de las rodillas. Ahora bien, para aprender cómo hacer una sentadilla profunda, es importante conocer la técnica y tener control de nuestro peso corporal.

Con ella podemos hacer un trabajo más intenso de glúteos, a la vez que fortalecemos cuádriceps y femoral. Se suele realizar con una barra sobre los hombros, aunque si eres principiante, lo ideal es que comiences a practicar la sentadilla profunda sin ella o bien con un peso que no exceda los tres o cinco kilos.

Cómo hacer una sentadilla profunda paso a paso

Para evitar que las rodillas sufran en exceso, debemos ir poco a poco:

– Primero colócate de pie, con las piernas separadas a la altura de los hombros y las puntas de los pies orientadas ligeramente hacia afuera.

– Baja con la espalda recta, inclinada hacia delante y los muslos paralelos al suelo.

– Presta especial atención a las rodillas: nunca deben sobrepasar la altura de las puntas de los pies. De lo contrario, podríamos lesionarnos.

– Lleva el glúteo hacia abajo, de manera que queden las caderas por debajo de las rodillas.

– Mantén la posición dos o tres segundos, incorpórate y repite de nuevo.

Recuerda que al ser un ejercicio intenso en el que pueden sufrir las rodillas, no debemos abusar de las repeticiones. Una serie de 10 sentadillas profundas puede ser un buen comienzo.

Fuente: Leer Artículo Completo