7 trucos para no saltarse la dieta

Comenzamos temporada de invierno. A estas alturas del año, cuando comienzan a bajar las temperaturas, apetece más quedarse en casa y, quizás, la fuerza de voluntad con la que empezaste la dieta en septiembre, empieza a flaquear.

Estos 7 trucos que te vamos a presentar a continuación te ayudarán a ser más constante con tu plan de alimentación, tener un objetivo en mente y con un plan detallado:

1. Empezar con un objetivo en mente con un plan detallado

Lo primero que tenemos que hacer es tener bien claro qué queremos conseguir. Si no acotamos nuestros objetivos no podremos saber siquiera si nos estamos acercando a ellos.

Te recomiendo que anotes tu objetivo en un papel para aumentar tu nivel de compromiso con el mismo.

El siguiente paso, ahora que ya sabes qué quieres conseguir exactamente, es tener bien claras todas esas acciones concretas que vas a emprender para acercarte a tu objetivo. Por ejemplo: ir al gimnasio tres días por semana, subir siempre por las escaleras, incluir vegetales en todas mis comidas, etc. Ir cumpliendo estas acciones a lo largo de tu día, te ayudará a no ir sin rumbo y a mantener la motivación a largo plazo.

2. Tener una motivación intrínseca lo suficientemente poderosa

Todo cambio real, empieza desde dentro hacia fuera. Antes de ponerte a seguir un plan de alimentación, tienes que estar realmente convencida de que quieres seguir dicho plan porque estás persiguiendo un objetivo. Aunque ello implique tener que renunciar a ciertos caprichos, claro.

Cuando tienes claro para qué quieres conseguir bajar de peso, tu nivel de compromiso con el plan aumenta y es más difícil que te desvíes del camino.

3. Identificar las “situaciones críticas” y ponerles remedio

Es muy común que ciertas situaciones sean las desencadenantes de que terminemos saltándonos la dieta. Te pongo algunos ejemplos que igual te suenan:

– Como sin hambre porque estoy aburrido en casa toda la tarde.

– Llego a casa muy estresado del trabajo, entonces como más de lo que debería.

– Al terminar de comer sigo picoteando pan porque está encima de la mesa.

– Me pido comida a domicilio porque he llegado muy tarde a casa y no tengo nada para cenar (de esto hablaremos en el siguiente punto porque con un poco de organización se arregla).

Si detectas alguno de estos patrones, ten en cuenta que suele ser más sencillo tratar de modificar la “situación desencadenante”, que tu respuesta a ella. Es más fácil cortar un trocito de pan y apartar el resto de la barra, que dejarlo ahí encima y luchar por no comérselo. Es más fácil que aproveches la tarde libre para salir a hacer deporte, que quedarte en casa y aguantar durante horas las ganas de ir a la nevera. Detecta cuáles son tus situaciones gatillo y trata de ponerles remedio

4. Organízate y sé previsora

Ya lo veníamos adelantando antes: muchas veces, el motivo real que subyace los saltos de dieta es la falta de organización.

Planéalo todo con antelación o, por lo menos, ten siempre en casa buenas opciones. Que no falten los botes de legumbres para una emergencia, los vegetales ‘ready to eat’, las latas de atún, los huevos, etc. Opciones saludables con las que no necesitas invertir ni 5 minutos en la cocina.

5. Vigila tu entorno

Si lo compras, te lo comes. Y si no te lo vas a comer, ¿para qué lo compras? Piénsalo, es un sufrimiento innecesario.

Cuantas más tentaciones haya a tu alrededor, más probable es que sucumbas a ellas. Punto.

6. Disfruta de la comida:

Para que una dieta funcione de verdad, tiene que ser sostenible en el tiempo. Si no estás disfrutando con ella, te acabarás cansando y es normal que te la saltes. Volverás a tu alimentación anterior y con ella volverán esos kilos de los que ya te habías despedido.

La comida sana puede ser sabrosa. Simplemente hace falta un poco de interés. ¡Internet está lleno de recetas!

7. Haz deporte

El deporte es bueno para todo, incluso para no saltarse la dieta. Si has entrenado, es más probable que no quieras “echar por tierra” todo ese esfuerzo saltándote la dieta. ¿Qué más necesitas para empezar a moverte?

+ INFO: Fitténtalo

Fuente: Leer Artículo Completo