Vuelve el caoba para convertirse en el tono oficial de lo que queda de invierno

Hemos pasado por el rosa, el lila, el azul, todos a la vez… pero ha llegado que los clásicos vuelvan a nuestro pelo. Al menos en lo que a tonos se refiere. Y es que, si hace unas temporadas eran los colores fantasía los que estaban de rabiosa actualidad en nuestras melenas, el tono del momento y hasta el final del invierno y hasta primavera no es otro que el caoba. Ese rojo que dio una vuelta de tuerca al pelirrojo más tradicional y que, en definitva, se llama así por imitar el color de la madera oscura que tiene ese mismo nombre.

Se construye en color granate pero también a medio camino entre este color y el moreno. De hecho, según la intensidad, el grado de oscuridad del tinte o la luz puede confundirse con las melenas castañas más oscuras o chocolate, que de vez en cuando tienen reflejos en este color. Así, cuando hay mucha luz, especialmente natural, se ve de un rojo intenso con toques morados y rosas, similar a un tono berenjena claro o escarlata.

Se trata de un tono de lo más versátil, que sienta bien a cualquier tipo de piel al que acompañe, ya sea más o menos moreno. Especialmente sienta bien a las que tienen tez más blanca, ya que aporta una nota de color sin reducir el tono de la piel, como hacen el resto de colores oscuros.

Además, este es muy fácil de conseguir. Aunque se trata de un tono que solo se adquiere tiñendo la melena, no es necesario decolorar si se tiene el pelo oscuro, ya que la raíz de este estilo también es oscura y va evolucionando a los tonos rojizos a medida que se va llegando a las puntas. Es decir, en el cuerpo del cabello. Por su parte, si se es rubia y se quiere cambiar a este tono, con un baño de color bastará. Incluso, se puede prescindir de tintes con amoníaco que prometen fijar mejor el color.

Eso sí, esta temporada el caoba se lleva totalmente plano, sin mechas ni degradados más rojizos o morados, igual de principio a puntas.

Fuente: Leer Artículo Completo