Trucos infalibles para acabar con las bolsas y ojeras de los ojos

Lucir una mirada fresca y rejuvenecida, sin presencia de ojeras ni bolsas, es el objetivo común que tenemos ahora todas las mujeres, sobre todo por el uso obligatorio de la mascarilla, que dirige la atención a la zona de los ojos. “La piel del contorno de los ojos tiene un espesor cinco veces más fino que la del resto de la cara y es una zona en la que trabajan 22 músculos constantemente. Si a esto le añadimos una dieta rica en sal y carbohidratos, y una falta de descanso (menos de 7 horas del tirón), se traduce en bolsas y ojeras, caída de lo párpados y patas de gallo”, asegura Laia Puig, responsable de cosmética de LPG. Antes de llegar a un tratamiento médico-estético con láser o aguja de por medio, prueba estas diferentes formas para atenuar el color oscuro de tus ojeras y minimizar las bolsas.

Si tus ojeras son causadas debido a que tu piel de la zona ocular es muy delgada, el retinol te ayudará a mejorar su apariencia. Este estimula la producción de colágeno, contribuyendo al soporte vascular en el área y la recuperación del volumen y firmeza de la piel. Otras veces estas son debidas a un aumento de pigmento, normalmente causado por daño solar. En este caso la vitamina C, el ácido kójico y el extracto de regaliz serán tus aliados; tres activos que disminuyen la pigmentación de la piel. Y recuerda acompañarlos del uso de un protector solar para evitar manchas futuras.

Si por las mañanas te levantas con los ojos hinchados, procura dormir siempre boca arriba y con una almohada extra. De esta manera evitarás que los líquidos se acumulen bajo tus ojos. Además, también es importante que sigas una rutina de sueño regular (siete u ocho horas al día) y que evites beber alcohol unas horas antes de acostarte.

Y un remedio de última hora son las bolsitas de té. Los taninos que contiene atenúan y estabilizan el efecto de la cafeína en nuestro cuerpo, haciendo que su efecto dure más y sea más regular. Mete dos bolsitasen agua caliente para que infusionen y déjalas enfriar durante unos minutos. Colócate una en cada ojo durante unos minutos y verás que después tu mirada está más fresca y luminosa.

Un toque de corrector e iluminador es perfecto para disimular cualquier imperfección y aportar un extra de frescor al rostro. Sin embargo también tienes que tener cuidado al retirar el maquillaje por la noche, ya que cualquier trauma o irritación en la zona de los ojos puede causar inflamación de la piel. La clave está en usar un producto limpiador específico para ojos y realizar movimientos suaves en una sola dirección, nunca frotar hacia un lado y el otro.

Fuente: Leer Artículo Completo