¿Tienes la piel grasa? Así es como tienes que cuidarla e hidratarla si quieres eliminar los brillos y el exceso de sebo

Para poder presumir de una piel sana y libre de impurezas es necesario verificar qué tipo de piel tenemos para y nuestra rutina de belleza a sus necesidades. Si tu ya has hecho tu análisis y el resultado es que tienes una piel grasa, sabrás los problemas e incovenientes que provoca. Y si no consigues controlar el exceso de sebo, es que no usas los productos correctos como pueden ser estas bases de maquillaje específicas para pieles grasas o este aciete facial de Mercadona. Por ello, además de fichar este truco, toma nota de los consejos de Natalia Olmo, experta en cosmética natural y fundadora de la firma Maminat.

El exceso de sebo de los cutis grasos puede presentarse a causa de una gran variedad de factores: una alimentación inadecuada, basada en el consumo de grasas saturadas; por causas genéticas o hereditarias, desarreglos hormonales, estados de estrés, ansiedad, obesidad… Todos ellos desembocan en una piel grasa, fácilmente reconocible a simple vista por el aspecto poroso y brillante del cutis. Por ello, además de la limpieza, y en contra de lo que muchos creen, la piel grasa necesita hidratación. Aunque es importante que utilicemos cremas que nos ayude a controlar los brillos, difuminar los poros y evitar los granos.

“No hay que confundir el sebo o la grasa con la hidratación de la piel. Una piel grasa que está bien hidratada suele ser preciosa“, asegura Natalia Olmo, que recomienda tratar este tipo de cutis solo con productos específicos para ella. Y es que, aunque sea grasa, si la piel no se hidrata adecuadamente, para compensar la falta hídrica, producirá más grasa. Por ello, si tu dermis tiende a ser grasa deberás seguir una rutina de belleza normal que también incluya hidratación. “Dormir bien, eliminar el estrés, beber agua abundante y, cuando todo eso lo hemos cumplido, usar una buena hidratación por la mañana, nutrición por la noche y limpiarnos el rostro diariamente para evitar impurezas, suciedad que se acumula por la polución y retirar el maquillaje en caso de que lo hayamos utilizado”, comenta Natalia.

¿En qué ingredientes tienes que fijarte a la hora de elegir tu producto hidratante si tienes la piel grasa? Natalia recomienda el uso de hidratantes con aceites vegetales no comedogénicos ni oclusivos que son perfectos para mantener el equilibrio hidrolipídico del cutis. “Aunque estemos hablando de aceites, su textura no nos deja una piel untuosa u oleosa, sino todo lo contrario, presentan un sinfín de funciones nutritivas y regulan la producción de sebo”, explica.

Ejemplo de ello es la crema facial hidratante para pieles grasas de Maminat, que hidrata, calma, ayuda a controlar el exceso de sebo y reduce visiblemente la sequedad y el enrojecimiento (16,95 euros). Contiene aloe vera, que sirve para reducir la inflamación, las cicatrices y los signos del acné y tiene efectos muy hidratantes para la piel; vitamina E, un poderoso antioxidante natural; y aceites de sésamo, ricino, oliva y de almendras dulces, con propiedades regeneradoras, antiinflamatorias y antibacterianas.

Otros productos que son perfectos para controlar el exceso de grasa es también el iD Dramatically Different Oil-control Gel de Clinique (30 euros), una base hidratante en gel que controla la secreción sebácea y mantiene el control de los brillos. También puedes probar la crema matificante de Age Code Lab (32 euros) que reduce el exceso de grasa, controla granitos y evita brillos o el Ultra Facial Oil-Free Gel Cream de Kiehl’s (29,50 euros) que deja la piel hidratada, equilibrada y matificada durante 24 horas.

Fuente: Leer Artículo Completo