¿Por qué en navidad tu piel no tiene buen aspecto?

Con la llegada de diciembre nuestra vida social comienza a ser algo más ajetreada que durante el resto del año. Nos espera un mes repleto de citas familiares, profesionales y de amigos en las que tenemos que lucir nuestra mejor cara. En cambio, al final siempre hay que recurrir a las ampollas con efecto flash para disimular el aspecto cansado y apagado de nuestro rostro.

El principal problema es que durante las fiestas solemos ingerir alimentos menos saludables y más bebidas alcohólicas que durante el resto del año; lo que no solo apaga la luminosidad de la piel, sino que también provoca la aparición de imperfecciones. Además, la falta de rutina en el cuidado diario de la piel también hace que nuestro rostro no luzca como debería.“Durante los meses más fríos del año deberíamos extremar los cuidado para que nuestra piel tenga un abrigo nutritivo y una barrera protectora. Sin embargo, durante las fiestas ocurre lo contrario: la piel se deshidrata debido a los excesos y a los cambios de temperatura, lo que produce que se marquen las arrugas, las líneas finas y se apague el tono”, explica Raquel González, directora técnica de Perricone MD. “El exceso de consumo de grasas saturadas o bollería, entre otros, inducen la aparición de imperfecciones, como pequeños granitos”, añade Elisabeth San Gregorio, directora técnica de Medik8.

Y, como no te vamos a pedir que no comas lo que te apetezca durante navidad, sí te vamos a aconsejar que sigas una rutina adecuada de limpieza y cuidados faciales para que tu piel siga brillando. Primero deberás empezar por una limpieza, que es mejor que sea en dos fases para asegurarte de limpiar tu rostro en profundidad. Comienza con un bálsamo de base oleosa, con mayor capacidad de arrastre, para eliminar la suciedad más profunda (maquillaje, SPF y polución) y después utiliza un limpiador de textura espumosa. Luego no te olvides de aplicar un tónico, producto esencial para equilibrar la piel y prepararla para los productos que te vas a poner después.

El sérum es un paso clave para cuidar la piel en profundidad. Y, aunque tras los excesos, tu piel puede presentar un exceso de grasa, esto no significa que esté hidratada. Por tanto debes aplicar una crema de textura ligera, casi en gel, que la equilibre, cuyo ingrediente principal sea al ácido hialurónico (activo altamente hidratante y compatible con cualquier tipo de piel). También puedes aplicarte vitamina C, que es perfecta para recuperar el brillo.

Y, el día después de Reyes podrías animarte a seguir una dieta que ponga tu piel a tono. La del Dr. Perricone sustituye los alimentos que causan inflamación y envejecimiento por los que nos mantienen jóvenes. “Salmón o sardinas, por su contenido en DMAE, proteínas de alta calidad (huevos o pollo, por ejemplo), muchos alimentos verdes por la clorofila rejuvenecedora, y frutos rojos antioxidantes. Además, avena, yogur, cúrcuma o aceite de oliva son grandes aliados ¡y té verde!, que previene la absorción de grasas perjudiciales. En cambio, hay que evitar el azúcar, el café, los refrescos, los zumos de frutas, el alcohol y el tabaco”, concluye González.

Fuente: Leer Artículo Completo