Por qué deberías usar la vitamina E no solo sobre tu piel sino también en tu pelo

Aplicada sobre la piel, la vitamina E la hidrata, regenera y mantiene tersa, por lo que es considerada un gran activo antiedad tanto para la piel del rostro como para la del resto del cuerpo. Ahora también parece que sus bondades son aptas para suavizar el pelo seco y encrespado y mantener la salud del cuero cabelludo.

Si notas que tu cabello y cuello cuero cabelludo está dañados, ásperos y secos, unas gotas de aceite de vitamina E mejorarán notablemente su aspecto. Se ha demostrado que aumenta el riego sanguíneo en el cuero cabelludo, lo que estimular el crecimiento del cabello, y aumenta su fuerza y brillo. Además, hidrata y tiene propiedades antioxidantes, que reducen la cantidad de estrés oxidativo y los radicales libres que pueden causar la degradación de las células del folículo piloso, previniendo así la rotura.

Otro de sus beneficios inmediatos es el aumento de brillo que notarás en los mechones nada más aplicarlo. Esto se debe a su alto poder hidratante, que ayuda a que la melena esté siempre resplandeciente, de la raíz a las puntas.

¿Lo mejor? Funciona en cualquier tipo de pelo, aunque es especialmente eficaz en los cabellos gruesos, texturizados o secos, que se muestran hidratados y brillantes, y también en los débiles o si estás notando una pérdida considerable de densidad. Y aplicar el aceite de vitamina E también es de lo más sencillo: puedes agregar algunas gotas a tu champú o acondicionador, mezclarlo con tu sérum o aceite capilar después de la ducha, o usarlo a modo de tratamiento prelavado y verás que así también te ayudará en el momento del desenredado.

Fuente: Leer Artículo Completo