Parches: los nuevos sustitutos desde tu limpiador de cara a tu crema antiedad

La cosmética no hace más que cambiar y lo hace a pasos agigantados, no solo en lo que a ingredientes se refiere, que es la parte fundamental para hacer los productos más efectivos, sino también en el formato, que también es importante por mejorar su practicidad. Tanto es así, que las cremas y los limpiadores tal y como los conocemos, de repente, se han puesto en peligro de extinción y todo gracias a los parches.

Y no, no nos referimos a las típicas tiritas o esos al estilo destinados a dejar de fumar, que son los primeros que se nos pasan por la cabeza cuando hablamos de parches. Hablamos de esos que pueden ser de hidrogel o de bio-celulosa, que vienen empapados con los principios activos que podrían incluir limpiadores u otros tratamientos como las cremas antiedad o los sérums o tratamientos al completo. Por esta razón es por la que están sustituyendo a los productos de nuestro neceser.

En un primer momento, sobre todo han destacado los parches para el contorno de ojos, que cada vez incluye más ingredientes convirtiéndose en tratamientos completos. Como estos de Pixi Beauty, que incluyen Vitamina C, regaliz y ginseng para dar brillo a la mirada y hacer desaparecer la ojera. Están disponibles en Sephora por 23,55 euros.

¡Los quiero!

Y también encontramos discos limpiadores que ya vienen infusionados con el desmaquillante o el tónico limpiador, como estos de Omorovicza. Estos ahorran tiempo y, por tanto, la pereza de desmaquillarse al llegar a casa. Los Peachy Micellar Cleansers están en una solución micelar, limpian y eliminan las impurezas, hasta con los productos más resistentes o waterproof. La clave para que tenga tanta capacidad de arrastre, como denominan los expertos, es su tecnología que parte de una base oleosa como es el aceite de oliva natural, esencial para eliminar maquillaje y SPF por tener una afinidad mayor con estas sustancias. Su precio es de 44,95 euros.

¡Los quiero!

Pero, además de este tipo, ahora los que más llaman la atención son los parches que sirven como cremas porque consiguen paliar las arrugas y hasta el acné.

¡Los quiero!

Estos de Medik8 están formulados con ácido salicílico, alantoína con capacidad terapéutica y glicerina hidratante, “porque muchas veces estas pieles tienen falta de hidratación”, comenta la directora técnica de Medik8, Elisabeth San Gregorio. Es decir, acaba con los brotes de acné o los granos que a veces atacan a las pieles grasas pero sin dañarlas.

¡Los quiero!

Mientras, estos parches de Perricone MD funcionan como una crema reafirmante. Sus principios no solo trabajan en la piel sino también sobre el músculo que la sostiene. “La clave para aplicarlos es llevar siempre la piel y el músculo a donde creemos que debería estar o como estaba en la juventud. De esta forma, el DMAE trabajará para fijar la piel reafirmándola, con un claro efecto flash que también tiene foco largoplacista, ya que también ofrece resultados acumulativos”, señala Raquel González, directora de Perricone MD.

En este sentido, no solamente están teniendo éxito por sus ingredientes, sino por ser mucho más económicos y su forma de usarlos aporta muchos beneficios a la piel, sobre todo antiedad: “Ayuda a fomentar la elevación y reafirmación de la piel. Sea el parche que sea, si siempre lo utilizamos en sentido ascendente, ayudaremos a recordar a la piel cómo trabajar para que se sitúe donde queremos y no dónde tiene a descender como consecuencia de la edad y la propia gravedad”, explica Estefanía Nieto directora técnica de la firma Omorovicza.

Y es que, además, gracias a ellos, la piel asimila mejor los nutrientes y principios: “Debemos concebir los parches como una herramienta de aplicación que nos ayuda a favorecer las técnicas de elevación del tejido o como una manera de aportar a la piel principios de forma espaciada para que los asimile poco a poco”, cuenta Raquel.




Fuente: Leer Artículo Completo