Las famosas mayores de 50 con el cuerpo más delgado musculado de Hollywood

Son las cincuentañeras del futuro: la primera generación de mujeres híper privilegiadas que han llegado a los 50 y más allá con un físico de 20. Son, ahora mismo, la avanzadilla de lo que seguramente se generalizará: las personas demandarán disponer del tiempo y las condiciones necesarias para mimar cuidadosamente sus cuerpos, retrasar el envejecimiento y alargar los años de vida en una condición óptima.

Es cierto: seguramente todas estas superfamosas ya cuentan con un ADN a favor de partida, pero el cuidad de uno mismo es ya prioridad de muchas y a poco que avance la civilización podría generalizarse. Un caso paradigmático: Jennifer Lopez. No se puede decir que la estrella se duerma en los laureles de su genética: entrena religiosamente todos los días y no se salta jamás la dieta o el ayuno. Por eso puede lucir cual amazona moderna uno de los cuerpos más fibrosos y musculados de Hollywood. El ‘body’ de una bailarina.

Muy cerca de Jennifer Lopez o incluso por delante tiene que estar Halle Berry (53 años), protagonista de unos entrenamientos que agotan con solo mirarlos. Su duro trabajo da frutos: tiene, probablemente, los abdominales más impresionantes de la alfombra roja de Hollywood. No solo es la reina del fitness y del yoga, sino que una diabetes le hizo cambiar drásticamente su dieta a los 22 años y lleva décadas sin probar carbohidratos, azúcares o vino.

Como no podía ser de otra manera, Sarah Jessica Parker posee la percha que abre la puerta de la moda: una talla de muestrario que cualquier estilista podría vestir. A sus 55 años no es una fan entregada al entrenamiento (si acaso, rutinas que estén basadas en el baile), pero su dieta es estricta y su estilo de vida muy activo. Importante: ha heredado una constitución que juega muy a su favor.

Mantiene el cuerpo de sex-symbol que vistió los vestidos más recordados de Versace en los 90. Elizabeth Hurley continúa su carrera interpretativa en clave sexy y, además, diseña una línea de bañadores y bikinis que tene un gran éxito en Reino Unido. No confiesa rutina de ejercicios más allá de los consabidos 10.000 pasos diarios ni dieta, así que se refugia únicamente en su genética y la buena suerte. ¿Nos la creemos? Pues no mucho. Poseer un cuerpo así a los 55 años requiere mucho tiempo y trabajo.

View this post on Instagram

Pour les bonnes résolutions de 2020 j’hésite entre photo 1 )💪👌🤜👊👍💫🤜👊🍏🍎🍐🍒🥬🥒🍅🥑🥦🥥🍍🥭🍇🍓🍈🍋🌽🌶🥒🥬 🏊‍♀️🧘‍♀️🤽‍♀️🤸‍♂️Sport & Légumes / Ou bien photo 2)…..😈😈😈🎼🎼🎼🍺🍴🥣🍻🍸🍾🚬🚬⚡️😈🍺🍸🍺🍸🍺 🚬 qu’en pensez-vous?? (blague 🙃). Per le buone risoluzioni di 2020 esitavo tra la foto 1)😇🌶🍇🍓🥒🥬🏊‍♀️🤸‍♂️👍⚡️ e foto 2)…🍺🚬🍺🚬🍺 voi che ne dite ? (Scherzo 🙃) For 2020´s résolutions I still hesitate in between pic 1)🏊‍♀️🍓🍇🥒🤸‍♂️🌶🧘‍♀️🤽‍♀️ and pic 2)🎼🚬🍺🎼 😈😈 what do you think 🤔 ??? (This is a joke !) @officialkeef #letshavesomefun #letsnotbeserious #newyearresolution2020 😂😂😂😂😂😂😂😂

A post shared by Carla Bruni (@carlabruniofficial) on

No es fácil capturar una foto en bikini de la ex primera dama francesa, pues Carla Bruni suele aparecer en las playas francesas con un recatado bañador. Sin embargo, este verano no ha podido resistir la tentación de dejar constancia del tipazo que sigue manteniendo a los 53 años. Ha hecho un buen trabajo a la hora de mantener la silueta longilínea que la convirtió en una de las modelos más famosas de los 90. Su secreto: confiesa que tiene un apetito más bien pequeño y que hace deporte todos los días (una o dos horas de cardio todos los días). Sus ‘pecados’: tabaco y vino.

View this post on Instagram

Exercise has become a source of well being not a means to look good naked. As part of my @f45_training 8 week challenge we had to submit an after photo. So why actually post a pic of myself in a bikini? Well, this is my truth and being in this 55 year old body actually feels liberating. Here’s the thing. I’ve finally figured out how to be comfortable in my own skin. Maybe not every day but a lot of them. Age allows you to be clear on your purpose and cherish who and what you are grateful for. You have enough age to see the miracle of life and enough youth to revel in that knowledge. You can be vulnerable and strong at the same time. You can forgive others and yourself. You are willing to put in the effort to reach a goal…or not. And that’s okay. Mostly, you know to make the most of every moment. For me that is sharing joy & positivity, knowledge I’ve gained through experience both successes and failures, and helping to lift others up. Sharing myself in a bikini (which I may or may not ever wear again) Is me Being open to others, open to life… finding glorious connection and community. No filters, no makeup, no airbrushing, no negativity. Be strong enough to be vulnerable. #teristuesdaytips #birthdayweek #bekind #giveback #enjoy #liveyourbestlife

A post shared by Teri Hatcher (@officialterihatcher) on

La más pizpireta de las “Mujeres desesperadas” posee uno de los cuerpos más tonificados que hemos visto en su rango de edad: tiene unos músculos totalmente increíbles para sus 55 años. Teri Hatcher publicó el año pasado este selfie en bikini para demostrar su progreso en un programa de entrenamiento muy estricto que siguió durante seis meses. La verdad: impresionante.

Con 53 años, Salma Hayek mantiene las curvas de infarto que arrasaron en el Hollywood de los 90. Estamos ante otro milagroso caso en el que la prodigiosa cincuentañera no confiesa tratamientos, cirugías, dietas ni entrenamiento. Es una cuestión generacional: fueron las millenial las que rompieron con el tabú que invisibilizaba los cuidados estéticos, asumiendo unos tiempos que priorizan el cuerpo (y la vanidad correspondiente).

View this post on Instagram

Quick escape from the never ending winter ☀️

A post shared by Robin Wright (@robingwright) on

A sus 53 años, Robin Wright ha interpretado a la mas fascinante de las amazonas en “Wonder Woman” gracias a un cuerpo atlético que no tiene nada que envidiarle al de una treintañera. Al menos Wright admite que se lo trabaja: tiene una entrenadora personal que ajusta diariamente los ejercicios que la ponen en marcha y, además, uno de sus pasatiempos favoritos es practicar remo en máquina. Una cosa más: sigue la dieta paleolítica (mucha proteína) varias veces al año y suele comenzar el día corriendo por la playa.

La actriz Angela Basset fulmina todos los estereotipos de la edad madura: a sus 61 años, puede presumir de un cuerpazo en toda regla. La estrella no admite ningún tipo de entrenamiento, dieta o tratamiento: solo el privilegio de una buena génetica y “hacer el bien”. Pues qué suerte.

Un caso sobrenatural: el de Brooke Shields. La actriz admite que se ha pasado la vida acomplejada por no tener un cuerpo de modelo. Cuando protagonizaba todas las portadas y las campañas de moda en su adolescencia y juventud, se daba cuenta de que siempre le enfocaban primeros planos y jamás pudo desfilar en pasarela: demasiado atlética. A sus 55 años ha retomado los entrenamientos (los cuelga en Instagram: impresionantes) y su cuerpo de deportista suscita admiración. Bravo por ella.

Fuente: Leer Artículo Completo