La Reina Letizia sorprende con su peinado más favorecedor: un moño de bailarina ‘efecto lifting’ que rejuvenece 10 años

Después de retomar su ritmo habitual, la Reina completa su agenda semanal con uno de los actos más importantes del año: la recepción con el Cuerpo Diplomático acreditado en España. Para este acto solemne se impone ‘dress code’ de gala, pero este año, además de llamar la atención con su vestido repetido (aquí te explicamos por qué va de largo y de gala en un acto de día), doña Letizia ha sorprendido al aparecer en el Salón Gasparini del Palacio Real con uno de los peinados más favorecedores que le recordamos: un moño bailarina tirante muy fácil de copiar y que rejuvenece al instante (como ya nos había enseñado Elsa Pataky). ¿Habrá seguido algún consejo beauty de su madre, Paloma Rocasolano?

Hace meses que la Reina hizo de la austeridad su seña de identidad, no solo repitiendo ropa una y otra vez (por algo es la ‘royal’ más ahorradora de Europa), sino apostando por peinados sencillos como la melena suelta o la coleta e, incluso, dejando a la vista sus canas, en un pretendido gesto de solidaridad y rebeldía, al más puro estilo Carolina de Mónaco. Esta vez, además de fácil y cómodo, su moño de bailarina lleva incorporado un efecto ‘lifting’ rejuvenecedor inmediato (sin necesidad de tratamientos estéticos como los de su madre, Paloma Rocasolano). ¿El secreto para quitarse en un solo gesto más de 10 años de encima? Al llevar el pelo tirante, se estira la piel del rostro, disimulando así arrugas y marcas de expresión.

La Reina ha elegido a la perfección el look con el que acompañar a este peinado rejuvenecedor. Como ya es tradición, doña Letizia recupera en este acto en honor los embajadores extranjeros en nuestro país el vestido que estrena el año anterior en la Pascua Militar, así que ha vuelto a sacar del armario su maravilloso vestido ‘classic blue’ de inspiración esmoquin con abertura en la falda y botón joya del que, todavía, se desconoce el diseñador. Además, al llevar la cara despejada y el pelo tirante recogido en el moño, el escote y el cuello de la Reina se ven mucho más estilizados y favorecidos.

Tenemos que reconocer que este era uno de los actos que esperábamos con más ganas, ya que en este último año en el que la pandemia ha hecho que se cancelaran todos los viajes internacionales y, con ellos, no se celebraran cenas en honor a los mandatarios extranjeros, poder ver a la Reina con un look tan sofisticado, vestida de gala y tan favorecida es una grata excepción, después de tanta austeridad y looks ‘working girl’ que ya han llegado a aburrirnos. Ni siquiera que el vestido fuera repetido ha conseguido restar ni un ápice de glamour a su look, en una época en la que tan necesitadas estamos de eso.

Fuente: Leer Artículo Completo