'Fatiga Zoom': cómo combatir el cansancio de las videollamadas

Existen dos grupos de personas. Por un lado se encuentran aquellas a las que les encantan las llamadas y cogen el teléfono, incluso, tan solo para saludar. Por otro, todo lo contrario. Las personas que detestan las llamadas las evitan de múltiples maneras: no cogen el teléfono, envían luego un mensaje de Whatsapp preguntando el motivo o simplemente la dejan pasar.

En el último año lo que queda claro es que escapar de las llamadas es imposible. Las restricciones sociales nos impiden reunirnos físicamente con nuestros amigos, familiares, compañeros de trabajo o jefes y la única opción que existe para poder hablar con ellos y ponernos al día es recurrir a las llamadas, sobre todo, a las videollamadas. Zoom, Meet Google, Teams,… Ya conocemos todas las aplicaciones.

Si bien el grupo de personas que odian las llamadas suman ahora su terror por las videollamadas, incluso, las que las adoraban, están comenzando a sentir una especie de fatiga o cansancio de las mismas. Y es completamente normal. Vestirse para la ocasión, interrumpir el trabajo, hablar con tus amigos desde la habitación y no desde la calle, estar sentado durante muchas horas en la misma posición, el brillo del dispositivo tecnológico, la conciliación laboral con la profesional… Los motivos para sentirse cansado de ellas son numerosos.

Entonces, ¿qué hacer para evitar este cansancio? Evitarlas resulta, a día de hoy, imposible. Lo único que puedes hacer es controlar el tiempo que pasas frente a la pantalla reuniéndote con otras personas. Crea un entorno apropiado en el que te sientas cómodo y establece un número determinado de minutos para esa videollamada. Tres cuartos de hora serán suficientes.

También puedes limitar la cantidad de reuniones telemáticas que tienes. Si por ejemplo un día debes reunirte con varias personas, si alguna de esas conversaciones se pueden posponer para otro día, no lo dudes. Descansa, disfruta de tu tiempo y cuando tengas más energías y ganas ya te pondrás de nuevo frente a la pantalla para disfrutar de esa charla.



Fuente: Leer Artículo Completo