Estos son los labios que más se están pidiendo en las clínicas de estética y que arrasan entre las influencers: ¿a favor o en contra de los russian lips?

La demanda de la llamada “cara de Instagram”, con sus pómulos altos, sus ojos máximizados y su boca de labios voluminosos, sigue cotizando al alza. Es más: constatamos que ha pasado de uniformar la cara de las influencers de Instagram a contagiarse a algunas de nuestras cantantes y actrices millennial, que ya no temen perder la personalidad de sus caras como quizá sí le pasa a sus ‘hermanas mayores’. Los labios con volumen hacen furor, especialmente en su versión ‘russian lips’: los más redondos, gruesos y sexys. La única manera de conseguirlos es con rellenos, preferiblemente reabsorbibles.

Los ‘russian lips’ no persiguen delinear los labios (remarcar más los bordes) ni tampoco proyectarlos (levantarlos para mostrar más labio) sino aumentar su volumen: se trata de inyectar un producto voluminizador sin tocar el perfil pero engrosando superficialmente para conseguir más cantidad de superficie labial. Importante: evitar a toda costa el efecto ‘pico de pato’ y buscar un aspecto neumático. La clave está en la cantidad de producto que se inyecta y, por tanto, en el engrosamiento que se persigue. Pero, claro, metida en faena es dificilísimo saber parar.

Los expertos advierten de lo complicado que es encontrar un punto medio en este tipo de rellenos: cuando nos vemos con una boca ligeramente más sensual, es inevitable pedir más. Por eso, lo sensato es inyectar lo mínimo y dejar pasar varias semanas para valorar el resultado. Aún así, se trata de un tipo de relleno que ienda a uniformar los labios, de ahí esa sensación que tenemos en Instagram de estar viendo los mismos labios una y otra vez. Esa es la cuestión: cuando todo el mundo (pero todo el mundo) lleve este tipo de boca, ¿nos seguirán haciendo ilusión los ‘russian lips’ o querremos volver a un rasgo único que tenga su propia personalidad?

Fuente: Leer Artículo Completo