¿Es seguro seguir usando ácidos en la rutina de belleza diaria durante el verano?

El retinol y los alfa hidroxiácidos (glicólico, mandélico, láctico…) son algunos de los activos antiedad preferidos de los dermatólogos, ya que proporcionan una piel lisa y luminosa. La clave de su éxito es su gran acción exfoliante, que requiere que la piel pase por un periodo de adaptación –se recomienda aplicarlos tres veces a la semana la primera quincena, días alternos la segunda y, desde ahí, ya a diario–, ya que su uso puede volverla más sensible a la luz solar.

De ahí que con frecuencia se haya dicho que hay que desterrar los ácidos de la rutina de belleza diaria durante los meses de verano. Pero, ¿es realmente necesario? “No tiene sentido preparar a la piel y tratarla para dejar de cuidarla de repente durante el verano. Debes seguir el tratamiento para no romper un adecuado proceso de cuidado de la piel”, asegura  Estefanía Nieto, directora técnica de Omorovicza. Sin embargo, sí que debes usar tus cosméticos con ácidos durante la noche, ya que la acción exfoliante que realizan dejan tu cutis más desprotegido ante los rayos UV, la contaminación y la luz azul. Y, de día, aplicar siempre, incluso en los días nublados, un buen protector solar antes de salir de casa.

“Lo que mancha es el sol, no los ácidos cosméticos. Hay ciertos casos en los que estos activos puede sensibilizar la piel, produciendo que el sol le afecte más, pero en sí mismos no son capaces de crear manchas, sino que los daños viene provocados por los rayos solares”, explica Raquel González, directora técnica de Perricone MD. ¿La solución? Protegerse bien la piel de todos los rayos (UVB, UVA, infrarrojos y luz azul) a diario, con especial cuidado en los meses más cálidos.

Eso sí, no es lo mismo que continúes tu rutina de belleza facial a base de ácidos durante el verano a que pretendas comenzar a usarlos durante el verano. “Como la piel suele requerir un período de adaptación estos activos, debes comenzar a usarlos con suficiente margen de tiempo para que, cuando llegue el calor tu piel haya recuperado su fortaleza natural, teniendo la barrera lipídica que protege la protege e impide la pérdida de humedad completamente restablecida”, advierte Valeria Navarro, especialista en cuidado facial de la firma Boutijour.

Fuente: Leer Artículo Completo