¿Cuál es la mascarilla que provoca menos acné y mejor cuida tu piel?

Desde el inicio de la pandemia, muchas son las personas que han sufrido los efectos negativos en la piel del uso continuado de la mascarilla llamado maskné. Granitos, rojeces e irritaciones son algunas de las consecuencias y ya son varios productos los que han salido al mercado para evitarlos como este protector o esta bruma facial. Sin embargo, si quieres el acné continua siendo un problema, probablemente sea porque no usas la mascarilla correcta. Ficha los consejos de esta experta para saber cuál es la que tienes que usar.

Cristina Galmiche, profesional del mundo de la estética, explica que el maskné “no solo se instala en pieles grasas o con tendencia acnéica, también ha aparecido en todas aquellas que antes de confinarse tras la mascarilla ya estaban sensibilizadas por las agresiones externas (rayos solares, polución ambiental, cosmética agresiva). Y no solo los problemas están relacionados con el acné (quistes, espinillas, forúnculos, puntos negros….), también se han disparado las irritaciones, rojeces, eccemas, tirantez y deshidratación”.

Y esto se debe a que “el uso de la mascarilla crea un hábitat pernicioso para el cutis, ya que el calor y la humedad provocadas por la respiración, unidos al roce con las fbras sintéticas que componen los fltros protectores, es un caldo de cultivo perfecto para que las bacterias y otros microorganismos encuentren una zona residencial ideal para proliferar. Si a esto se le añade una epidermis que ya venía de estar maltratada o mal cuidada de ante mano, el tejido cutáneo no es capaz de resistir, se altera y se rinde“.

Por ello recomienda evitar productos que sean comedogénicos y oclusivos, además de ácidos potentes, como el retinol puro, o de despigmentantes fuertes, ya que sensibilizan el tejido cutáneo. Además, señala que es esencial una buena limpieza exhaustiva para la que aconseja “no utilizar jabones o lociones astringentes y secantes, ya que alteran el pH cutáneo y su escudo protector”. Pero no solo eso, también es importante el tipo de mascarilla que utilizas.

“Sin duda la mejor es alguna las de algodón orgánico con un filtro intercalado en la tela que proteja frente al virus, a nosotros y a los demás. Estos fltros se adquieren en la farmacia, son de un solo uso y se pueden recambiar cuantas veces haga falta (cada 4 horas, mejor). Además, las mascarillas de algodón orgánico permiten una transpiración más llevadera que las fibras sintéticas de las higiénicas; deben cambiarse a diario, lavarse con jabón hipoalergénico (como el de los bebés) con frecuencia y no compartirlas con nadie, por muy conviviente que sea”, detalla Cristina Galmiche.

Fuente: Leer Artículo Completo