Tana Rivera corta con su novio Mateo Cáceres

Tana Rivera, la hija de Eugenia Martínez de Irujo y Francisco Rivera ha terminado su relación con Mateo Cáceres. Los jóvenes estuvieron saliendo una temporada, pero parece que la cosa no ha cuajado por completo. Ella misma contaba hace unos meses atrás, que había empezado una relación con el estudiante de 22 años. Han estado unos poco tiempo, pero se ha podido ver a la pareja disfrutar de muchos planes ociosos y se les veía muy enamorados. Como otras muchas relaciones, el amor parece acabarse aunque pueden seguir con una bonita amistad, ¿la tendrán ellos?

Él reside en Marbella y allí fue donde la prensa captó el verano tan romántico que pasaron. Ambos se conocieron en las playas marbellíes, porque Tana Rivera suele veranear todos los años allí junto a su madre, en la casa de Fernando Martínez de Irujo, el hijo de la duquesa de Alba. Aunque los motivos de la ruptura no se conocen aún, todo apunta a que se debe a la repercusión mediática que ella tiene. Eso sí, según ha confirmado su entorno la joven se encuentra bien a pesar de lo sucedido, y aseguran que está recibiendo el apoyo de todos sus amigos, aunque algunos afirman que no se encuentra mal tras haber roto su relación.

Según ‘informalia’, fue hace un mes cuando decidieron ponerle fin a su relación a pesar de que la noticia se haya conocido ahora. La vida amorosa de la hija de Eugenia Martínez de Irujo y Francisco Rivera es todo un misterio. Entre misteriosa y ajetreada, porque no suele alardear de sus amistades o relaciones, pero sí que se la deja ver con muchos chicos.La primera relación que conocimos fue con el campeón de padel Curro Soriano, al tiempo se conoció que había comenzado a salir con Quique González, pero finalmente pusieron fin a su relación a principios de 2020, y a pesar de que durante todo este tiempo se le relacionara con el futbolista Javier López ella quiso desmentir públicamente esta información y no fue hasta verano cuando confirmó su romance con el que era su pareja hasta hace un mes, Mateo.

Fuente: Leer Artículo Completo