Sonrisas y lágrimas para las Campanadas

A Cristina Pedroche le preguntaron por las Campanadas y la presentadora casi se echa a llorar porque, aunque ilusionada con el reto de presentar el ritual colectivo más importante de la televisión, entendía que mostrar su preocupación por el vestido que llevaría este año podría parecer algo superficial. Y lo es. Pero también es una superficialidad necesaria. Porque llevamos un año que merece, al menos, un divertido momento —lo más superficial posible— que nos haga olvidar el desastre que hemos vivido. Así que, querida Cristina, no llores y busca un modelito acorde con la desesperada necesidad de la audiencia de entretenerse y mandar el año al carajo, de dónde no debió venir jamás. De paso, confirmamos que Josie volverá a encargarse del ‘outfit’ más famoso del año y que lo hará, como estaba previsto, en exclusiva. Cuando Jordi Cruz bromeó en ‘MasterChef Celebrity’ con el diseñador para que le vistiera en caso de ser elegido por TVE para la misma retransmisión, a Pedroche —que repite junto a Alberto Chicote— casi se le atragantan las uvas por adelantado.

El cava no llegará al río porque frente a la opción ‘desmemoria feliz’ de La Sexta, TVE ha decidido apostar por el modelo contrario: por la emoción a flor de piel y la lágrima tan fácil como comprensible de Ana Obregón.

Ana Obregón sabrá llegar al corazón de todos los espectadores que han sufrido y sufren desde sus casas

Este año, decenas de familias han perdido a un familiar por la pandemia y otros viven las fiestas con sus seres queridos en la UCI. Para ellos, para quienes prefieren celebrar lo justo porque no tienen el cuerpo para alegrías, la cadena pública ha decidido que Anne Igartiburu, una de las mayores expertas en retransmisiones desde la Puerta del Sol, esté acompañada de la otra compañera de Ramón García, una mujer que ha vivido en sus carnes la maldición de este 2020 que agoniza. Ana Obregón sabrá llegar al corazón de todos los espectadores que han sufrido y sufren desde sus casas: estamos seguros de que la actriz se emocionará y llorará, razones no le faltan, y con ella lo hará una audiencia que desea ardientemente tomar las uvas y olvidar, para siempre, estos doce infernales meses. Ana ya ha anunciado que quiere agradecer todo el cariño que ha recibido, como ha reconocido que se romperá en cuanto recuerde a su hijo. Algunos cuestionan si es una buena elección. Personalmente creo que es un acierto: este ritual tan español es un momento que balancea entre la nostalgia y la esperanza. Este año, sin besos ni abrazos, con ausencias en nuestros corazones, Ana será algo así como un símbolo: Ana quiere dar amor, Ana necesita amor. Nosotros también.

Al cierre de esta edición, Telecinco no ha dado a conocer a los elegidos. Esta misma semana, Isabel Pantoja ha renovado contrato: ¿será ella? Eso sí, confirmamos que Paz Padilla no ha recibido oferta todavía.

Por ahora, lo que está claro es que los espectadores podremos despedir el año con sonrisas o con lágrimas, dos opciones tan tentadoras como humanas.

Fuente: Leer Artículo Completo