Rosa Benito cuenta su experiencia con José Luis Moreno

La detención de José Luis Moreno, acusado de, entre otros delitos, pertenecer presuntamente a una red criminal de blanqueo y alzamiento de bienes, se ha convertido en la comidilla de todos los medios de comunicación. Tras su puesta en libertad bajo fianza de 3 millones de euros, prosiguen los testimonios de aquellos que trabajaron con el conocido productor televisivo. Pese a que muchos no guardan precisamente un buen recuerdo del ventrílocuo, acusándole de no haberles pagado por sus trabajos, Rosa Benito no ha tenido una mala palabra hacia él. De hecho, en ‘Ya es mediodía’ han rescatado las imágenes del día en el que la colaboradora intervino en uno de los episodios de ‘Esposados’, serie surgida en 2013 tras el éxito de ‘Escenas de matrimonio’.

“Yo hice una ‘matrimoniada’ maravillosa. Estuve allí, nos dirigía su sobrina… Yo, personalmente, sí cobré. A mí sí me pagó y, además, muy bien”, ha confesado la exmujer de Amador Mohedano. A su vez, se ha mostrado sorprendida de que no hiciera lo mismo con otras personas. “No entiendo por qué a otras no les llegó a pagar. Hubo a muchísima gente que no les pagó y eso no es justo porque si tú haces tu trabajo lo normal es que cobres”, ha reflexionado. Sobre qué tal fue la experiencia de convertirse en actriz por unas horas, Benito ha confesado que tampoco es que fuera sobre ruedas: “Nos los pasamos superbién, yo me reí un montón. Ahora bien, también repetí un montón de veces. No es lo que se ve ahí…”.

Regalos para todos

Hace unos días, la propia Rosa Benito recordó el día en el que estuvo en la mansión de José Luis Moreno junto a la que fuera su cuñada, la cantante Rocío Jurado. “Es una casa impresionante, tiene una piscina privada con un puente de cristal, es que te impactaba todo”, indicó con cara de fascinación. “Solo había dos fotos en toda la casa y me llamaron mucho la atención. En una estaba con su esposa, y yo no sabía que había estado casado, y en la otra con la reina Isabel II”.

Además, habló sobre una de las excentricidades que solía hacer el productor para impresionar a los artistas cuando iban a su casa. “Es un hombre muy culto, sabe muchísimos idiomas… Tiene una habitación que son unos grandes almacenes, con un montón de visones, de joyas, de bolsas… A Rocío le dijo: ‘Coge el que tú quieras’… A la Pantoja le regaló otro, a mí me regaló una cosa muy bonita, como una especie de albornoz de playa, todo de marca, a Amador un jersey maravilloso… Tenía un montón de todo: relojes, joyas… Unos plasmas en el año 95 que yo no había visto en mi vida. A lo grande, todo”, afirmó.


Fuente: Leer Artículo Completo