Rania de Jordania, de blanco y dorado, con Camila Parker Bowles

Lejos de ser fiel a los mismos colores y estampados, Rania de Jordania se desenvuelve en casi todos los códigos estilísticos. Adora los vestidos de llamativos estampados, los conjunto monocolor de blusa y pantalón, los trajes sastre en colores tendencia como el rosa y las faldas midi en una clara similitud de estilo con la reina Letizia. Pero ayer demostró que hay una combinación de colores que a ella le gusta y que nunca falla: el blanco y el dorado.

La reina hachemita se ha convertido en la anfitriona de Camila de Cornualles y el príncipe Carlos en la gira que les ha llevado a Oriente Medio. Para recibirles en el Palacio Al Husseiniya, Rania volvió a hacer gala de su facilidad para acertar, escogiendo un sofisticado abrigo blanco de Dior de cuerpo ajustado y falda de vuelo con un cinturón dorado con el que resaltaba su figura.

Rania también centró la atención por la elección de los complementos: un bolso de piel dorada y cadena de eslabones de Louis Vuitton y unos salones con un llamativo estampado también de Dior. De igual manera sorprendieron sus pendientes, dos piezas con forma de triángulo de Stephen Webster, una de las firmas favoritas de celebrities como Rita Ora o Poppy Delevingne.

Pero no fue este el único look del día con el que Rania demostró ser una de las royals más elegantes del panorama actual. Para el último acto del día, volvió a brillar con un vestido túnica en blanco con detalles dorados en el escote en V y en las mangas, que se ceñía a su cintura con un cinturón dorado con adorno de flor.

https://www.instagram.com/p/CWWjYl0B9Kw

A post shared by Royal Fashion Police (@royalfashionpolice)

Rania completó el look con unos salones dorados de Dior y clutch en el mismo tono. Dos estilismos con los que confirma que este combo de colores es especialmente favorecedor y perfecto para cualquier ocasión, ya sea un look de día o un outfit de noche.



Fuente: Leer Artículo Completo