Quién fue Georgiana Spencer, la antepasada de Diana que tuvo ‘aventuras’ con mujeres e inspiró la película ‘La Duquesa’

Georgiana era la encantadora y bella noble interpretada por Keira Knightley en la película de 2008, La duquesa, y la tatarabuela de Diana, princesa de Gales. Pero, ¿quién fue exactamente la verdadera Georgiana Spencer, duquesa de Devonshire?

Primeros años de vida

Nacida en 1757 en Althorp House, Georgiana Spencer (apodada Gee) fue la primera hija de John Spencer, que más tarde se convertiría en el primer conde de Spencer, y de su esposa Georgiana, más tarde condesa de Spencer. Tuvo dos hermanos menores, Henrietta y George.Su padre era bisnieto de John Churchill, primer duque de Marlborough, y procedía de una rica familia de la nobleza inglesa. Construyó Spencer House, la gran residencia familiar de St James, donde la familia se alojaba cuando estaba en Londres.

Cuando su padre asumió el título de vizconde de Althorp en 1761, ella se convirtió en la honorable Georgiana Spencer. En 1765, su padre se convirtió en conde de Spencer, y ella en Lady Georgiana Spencer.

Matrimonio con William Cavendish, Duque de Devonshire

Cuando cumplió 17 años, Lady Georgiana Spencer se casó con uno de los solteros más codiciados de la sociedad del momento, William Cavendish, quinto duque de Devonshire, ocho años mayor que ella.

A pesar de que William procedía de una de las familias más poderosas y ricas de la sociedad, se cree que el matrimonio no fue del todo amistoso.

Se dice que William era muy reservado y, ni era muy afectuoso, ni le gustaba socializar. Georgiana, en cambio, adoptó su nuevo papel de duquesa de Devonshire y se entregó a su amor por la moda, inspirando la tendencia de la era georgiana a los peinados altos y elaborados. Se hizo conocida por su estilo, su belleza y sus dotes de anfitriona, pues nada le gustaba más que organizar fabulosas fiestas y bailes.

Entre sus amigos más cercanos se encontraban algunas de las figuras más influyentes de su momento, como el príncipe de Gales (más tarde el rey Jorge IV); María Antonieta de Francia y Charles Grey (más tarde conde Grey y primer ministro británico). Los periódicos informaron de todas sus apariciones y actividades. Mientras tanto, su marido se ausentaba notablemente de estas reuniones, prefiriendo a menudo pasar las noches en el Brooks’s, un club de caballeros,jugando a las cartas.

Antes de casarse, el duque había engendrado una hija ilegítima y, tras su matrimonio con Georgiana, mantuvo una serie de relaciones extraconyugales, especialmente después de que su esposa sufriera múltiples abortos.

A pesar de un matrimonio aparentemente sin amor, Georgiana adoptó con entusiasmo la política de su marido y, aunque las mujeres no podían votar, se convirtió en una fiel defensora del Partido Whig.

Relaciones románticas

Aparte de las amantes de su marido, se dice también que Georgiana tuvo una serie de “amistades”, incluyendo lo que se conocía entonces como "amistades románticas femeninas" que iban más allá de las relaciones convencionales entre mujeres de la época. Se cree que el primer flechazo romántico de Georgiana fue con la admirada Mary Graham, a quien conoció en 1777. Las cartas de la duquesa a Mary ese año revelan la profundidad de sus sentimientos:

“Debes saber con qué ternura te quiero… Me estoy durmiendo y debo dejarte ahora, pero quiero decirte sobre todo que te quiero, mi querida amiga, un beso enorme.”

El enamoramiento de Georgiana por Mary Graham terminó en 1782 cuando, de visita en Bath con su marido, le presentaron a Lady Elizabeth Foster (conocida como Bess). Bess estaba separada de su marido y se enfrentaba a la ruina económica. Georgiana y Bess se hicieron muy amigas, y la duquesa invitó a Bess a vivir con ella y su marido.

La relación entre los tres acabó convirtiéndose en algo bastante poliamoroso. Bess se convirtió en la amante del duque, una relación que duró 25 años. Durante ese tiempo, Bess y el duque tuvieron dos hijos ilegítimos.

Sin embargo, los sentimientos de Georgiana por Bess continuaron y las cartas que le enviaba mostraban su afecto a pesar de que era muy consciente de que Bess tenía una aventura con su marido:

"Mi querida Bess, ¿oyes la voz de mi corazón que te llora? ¿Sientes lo que es para mí estar separada de ti? … Oh Bess, cada sensación que siento no hace sino aumentar mi adoración por ti".

Niños

A pesar de su infelicidad con su marido y de la ruptura del matrimonio, a la duquesa no se le permitía socialmente tener un amante sin antes traer al mundo un heredero.

Su primer embarazo exitoso dio lugar al nacimiento de Lady Georgiana Dorothy Cavendish el 12 de julio de 1783. Su segunda hija, Lady Harriet Elizabeth Cavendish, nació en 1785.

Finalmente, en 1790, la duquesa dio a luz al heredero masculino del ducado: William George Spencer Cavendish, que adquirió el título de marqués de Hartington al nacer. Con la llegada de un hijo, a la duquesa le fue posible tener un amante.

Se dice que Georgiana comenzó uno de los mayores romances de su vida en 1791 con Charles Grey (más tarde conde Grey). Ese mismo año descubrió que estaba embarazada de él.

El duque le dio un ultimátum: que renunciara a su amante y a su hijo, o que no volviese a ver a sus tres hijos actuales. La enviarona Francia y la duquesa creyó que moriría en el parto, por lo que escribió una carta a su hijo que estaba por nacer en la que decía:

"En cuanto tengas la edad suficiente para entender esta carta, la tendrás. Contiene el único regalo que puedo hacerte: mi bendición, escrita con mi sangre… Desgraciadamente, me he ido antes de que pudieras conocerme, pero te he amado, te he amamantado nueve meses en mi pecho. Te quiero mucho".

En febrero de 1792, Eliza Courtney nació sin complicaciones. Sin embargo, la duquesa se vio obligada a entregar a su hija a la familia de Grey y a permanecer en el exilio. En cartas que envió a sus hijos escribió: "Este año ha sido el más doloroso de mi vida".

Tras dos años de ausencia, el duque le permitió regresar al Reino Unido y en el otoño de 1793 llegó a Inglaterra para llevar una vida tranquila en Chatsworth House. Georgiana murió el 30 de marzo de 1806 a causa de una afección hepática.

Tras su muerte, el duque mostró, según se dice, una emoción que no se había visto a lo largo de su matrimonio. En aquel momento, un contemporáneo escribió: "El duque ha quedado muy afectado y ha mostrado más sentimientos de los que nadie creía posibles; de hecho, todos los miembros de la familia están en un estado de aflicción terrible".

Poco después de su muerte, el duque se casó con Lady Elizabeth Foster, que, como su segunda esposa, se convirtió en duquesa de Devonshire.

Artículo original publicado en Tatler y traducido por Estrella Ariza. Acceda al original aquí.

En imágenes

Las novias Spencer: de Diana de Gales a Victoria Lockwood, la dinastía que siempre ha liderado la moda nupcial

Fuente: Leer Artículo Completo