¿Qué hay en la famosa habitación de Cantora en la que Isabel Pantoja no deja entrar a nadie? La poderosa razón por la que la tiene cerrada a cal y canto

Una de las últimas veces que recordamos que se hubiese hablado de esa misteriosa habitación de Cantora en la que Isabel Pantoja no dejaba ni asomar la cabeza a nadie, por en la sexta edición de ‘GH VIP’. Fue su hija, Chabelita, quien destapó que, una vez, cuando tenía tres años, se le ocurrió entrar y se llevó la consiguiente reprimenda de su madre.

“Cuando tenía tres años, en Cantora, yo me fui al cuarto de Paco donde nunca ha entrado nadie, solamente entra mi madre. Y una amiga de mi madre me dijo que qué me pasaba porque yo miraba a la pared y me reía. Y mi madre escuchó un grito y le preguntó a su amiga que qué pasaba. Mi madre vino y me preguntó que qué había visto y yo le decía que a papá. Desde ese día mi madre no nos ha dejado volver a entrar a ese cuarto”, explicó en aquella ocasión a Aramis Fuster y Miriam Saavedra, dos de sus compañeras de concurso.

Anoche, volvió a haecr hincapié en este tema desde ‘La casa fuerte’, cuando Jorge Javier Vázquez pinchó a la joven para ver si soltaba prenda. Si daba algún detalle más de esa excursión prohibida. “En ese cuarto nunca entra nadie, solo entré yo con 3 años y lo vi a Paco. Bueno, eso es lo que mi madre me contó. Mi madre no dejaba que entrase nadie a ese cuarto”, fue la explicación que le dio, sin contar nada más que fuese relevante con respecto a lo que ya se sabía.

Pero, ¿por qué le lanzaba el interrogante el presentador? Ni más ni menos que porque Kiko Rivera, un par de noches antes en ese programa especial sobre Cantora, dio los detalles que se habían rumoreado, pero que él vio con sus propios ojos el pasado 2 de agosto. El día que se le cayó la venda, como él mismo había cebado la información en varios momentos de su charla con Jorge Javier.

Ese día, Kiko se encontró tras la puerta de esa habitación las pertenencias de su padre, Paquirri, que este había dejado como herencia a los hermanos del DJ, Fran y Cayetano, y que la tonadillera sostuvo siempre que le habían robado (curiosamente, un día antes de que tuviera que entregárselas). Kiko siempre estuvo del lado de su madre, pero al estar frente a todos esos objetos, lo único que pudo hacer fue llamarles para pedirles disculpas y empezar esta batalla sin treguas contra su madre.

Fuente: Leer Artículo Completo