Penélope Romsey, la amiga fiel (y especial) del duque de Edimburgo que lleva a su lado desde hace 50 años y la reina Isabel II no solo lo sabe, también lo consiente

Durante las dos primeras temporadas del éxito más monárquico de Netflix pudimos comprobar cómo el matrimonio de la reina Isabel II y el príncipe Felipe de Edimburgo estuvo marcado por un constante ‘amor-odio’, aunque jamás contemplaron el divorcio como solución. ‘Lilibet’ siempre tuvo claro que su matrimonio debía funcionar por dos motivos. El primero es que su amor hacia el duque de Edimburgo era (y sigue siendo) real y el segundo, y seguramente el más importante, es que una reina no podía (ni debía) divorciarse.

Así pues, la monarca británica adoptó una posición que a día de hoy podría ser más criticada a ojos de la sociedad, pero que desde su puesto y su educación tradicional y religiosa tiene todo el sentido del mundo: la de consentir que su marido tuviese amigas porque los hombres tienen “necesidades especiales”. Unas palabras que pueden escucharse en ‘The Crown’ de boca de la mismísima reina y que aseguran los más allegados a Isabel II que son totalmente ciertas.

Por lo tanto, no es de extrañar que la madre del príncipe Carlos haya permitido que su esposo mantenga desde hace casi 50 años una relación de lo más cercana y especial con Penélope Romsey. Fue durante un partido de polo en 1975 cuando el duque de Edimburgo y Lady Penny se conocieron, y su pasión por este deporte los unió. No solo eso. A pesar de la gran diferencia de edad que los separa (veintitrés años), enseguida conectaron a un nivel más personal ya que ambos coincidían en multitud de actos sociales. ¿Casualidad? No.

Por aquel entonces, Lady Penny era novia de lord Brabourne, conde de Mountbatten de Burma y, sorpresa, uno de los ahijados del propio duque de Edimburgo. Ambos pasaron por el altar cuatro años más tarde, pero eso no impidió que la relación entre Penélope y el príncipe Felipe siguiese siendo muy “especial” como siempre se han referido a ella los tabloides británicos. De hecho, Lady Penny y la propia reina Isabel II han coincidido en multitud de eventos, sobre todo deportivos, y allí se las ha visto relajadas compartiendo risas y quien sabe si también algunas confidencias.

Lo realmente interesante de Lady Penny no es que cuente con el beneplácito de la mujer de su amigo “especial” para pasar tiempo con él, sino que Penélope jugó un papel importantísimo en la relación del príncipe Carlos con Camilla Parker Bowles. Era ella la dueña del piso londinense ubicado en el barrio de Chelsea donde ambos comenzaron su relación, antes de que Lady Di apareciese. Porque si algo hay que dejar también muy claro es que Penélope siempre fue ‘Team Camilla’ por considerar que Diana no era la mejor opción como esposa para el que un día sería (y será) el futuro de rey de Inglaterra.

Cabe mencionar que no solo Lady Penny ha sido un gran apoyo tanto para el duque de Edimburgo como para su hijo, sino que ella también encontró en la amistad con el esposo de la reina de Inglaterra un hombro sobre el que llorar cuando su marido, lord Brabourne la abandonó en 2021 para huir a las Bahamas con su amante.

Fuente: Leer Artículo Completo