Meghan Markle y sus 10 momentos clave como royal

En noviembre de 2017, el príncipe Harry anunciaba su compromiso con Meghan Markle. El hijo pequeño de Lady Di y el príncipe Carlos parecía dispuesto a enterrar su fama de fiestero y díscolo casándose con una actriz de Hollywood comprometida con la defensa de los derechos de las mujeres y el medio ambiente. Harry revivía el cuento que ya encarnaron el príncipe Rainiero de Mónaco y Grace Kelly: un príncipe europeo se enamoraba de una actriz de Hollywood y llevaba el glamour (y ya de paso, la modernidad) a la monarquía británica, necesitada de dejar atrás los escándalos del pasado y conectar con las nuevas generaciones.

Pero lo que prometía ser un camino de rosas tomó pronto un cariz muy diferente al esperado. Meghan Markle no tardó en echar de manos la libertad de la que gozaba en su antigua vida: el encorsetamiento de la vida como miembro de la realeza y la presión de los medios de comunicación no facilitaron que Meghan se integrase en The Firm. Meghan también tuvo que enfrentar algunos encontronazos con distintos miembros de la familia, pero fue su salud mental la que hizo que tanto ella como Harry decidieran poner un océano de por medio y empezar una nueva vida en Los Ángeles.

En la polémica entrevista con Oprah Winfrey los duques de Sussex hablaron sin tapujos de los problemas de salud mental de Meghan e incluso se atrevieron a acusar a la familia real británica de racismo, una auténtica bomba informativa sobre la que se pronunciaron desde Isabel II a través de un comunicado oficial hasta su propio hermano, el príncipe William, bastante molesto con el comentario.

Ahora, parece que los duques de Sussex, casi cuatro años después de que su relación se hiciera oficial, parecen haber encontrado su ansiada calma. Viven felices en Montecito (California) junto a sus dos hijos y sus perros. Un millonario contrato con Netflix les ha dado la oportunidad de ser independientes económicamente y sigue colaborando con proyectos solidarios para ayudar a aquellos colectivos a los que más vinculados se sienten.

Nadie sabe si algún día Meghan y Harry volverán a Londres y a estar cerca de la familia real, pero lo que queda claro es que Meghan Markle celebra su 40 cumpleaños presumiendo de una biografía intensa repleta de luces y sombras. Repasamos cuáles han sido los momentos clave de su vida desde que se convirtió en miembro de la realeza británica.

En los jardines de Kensington y con un espectacular abrigo blanco para soportar el frío londinense, Meghan Markle irradiaba felicidad cuando dio a conocer al mundo su amor por Harry. Era noviembre de 2017 y la pareja llevaba un año saliendo oficialmente.

El 19 de mayo de 2018 Meghan Markle y el príncipe Harry se casaron en Windsor arropados por toda la familia real inglesa. La ausencia y los escándalos de su padre no estropearon la felicidad de Meghan, que escogió un vestido de Givenchy firmado por Clare Waight Keller en el que primaba la sencillez.

La celebración oficial del cumpleaños de la reina Isabel II cada mes de junio es una de las fechas señaladas en el calendario royal. En su debut, Meghan parecía perfectamente adaptada a los deberes propios de su nuevo rol.

Cinco meses después de su boda, Meghan Markle y el príncipe Harry realizaron una gran gira por Australia y Nueva Zelanda. Fue allí cuando anunciaron que esperaban su primer hijo y la pareja superó con creces las expectativas puestas en este gran viaje de representación de la Corona. Harry y Meghan parecían el contrapunto perfecto a Kate y William, y sus mejores aliados a la hora de encarar el futuro de la monarquía en el siglo XXI.

Apenas dos meses después de su boda, Meghan Markle acudía a su primer evento en solitario junto a Isabel II, algo que a Kate Middleton le costó siete años conseguir. Todo el mundo interpretó este acto como un gesto de apoyo de la monarca a Meghan y quedó clara la sintonía entre ambas. De hecho, Isabel II parece ser el miembro de la familia real que mantiene una relación más cercana con los duques de Sussex desde que estos se marcharon a Los Ángeles.

La llegada al mundo de Archie el 6 de mayo de 2019, días antes de su primer aniversario de bodas, ponía el broche de oro a su primer año como matrimonio. Ambos irradiaban felicidad y estaban entusiasmados con su nuevo papel como padres.

En su trayectoria como royal, uno de los aspectos que más satisfacciones ha dado a Meghan es pode estar cerca de quienes más lo necesitan y de los temas que tocan su corazón, gracias a sus acciones solidarias y los diferentes patronazgos que ejerce la familia real. Los derechos de las mujeres y de la infancia así como su preocupación por el medio ambiente y los animales han ocupado gran parte de su tiempo.

Tras anunciar su decisión de abandonar sus deberes reales a finales de 2019, Meghan y Harry cumplieron con su último compromiso como royals en marzo de 2020, cuando acudieron a la misa celebrada en la abadía de Westminster por el día de la Commonwealth. La pareja regresó a California y unos días después estalló la pandemia del coronavirus. Desde entonces Meghan no ha regresado a Londres, y Harry solo lo ha hecho para acudir al entierro de Felipe de Edimburgo y para inaugurar una estatua en honor a Diana de Gales en los jardines de Kensington.

https://www.instagram.com/p/COo0dnQgsPl

Una publicación compartida de Oprah Daily (@oprahdaily)

La pareja concedió una polémica entrevista a Oprah Winfrey en la que contaron sus dificultades como miembros de la familia real y los problemas de salud mental que enfrentó Meghan Markle.

https://www.instagram.com/p/CMKrsFlAIfa

Una publicación compartida de Misan Harriman (@misanharriman)

El pasado 4 de junio Meghan y Harry se convertían en padres de nuevo tras dar la bienvenida a su hija, Lilibet Diana, un nombre que homenajea a la reina Isabel II, a quien familiarmente llaman Lily, y a Diana de Gales. Dos meses después de su nacimiento, los duques de Sussex aún no han compartido ninguna foto oficial de la pequeña.

Fuente: Leer Artículo Completo