Meghan Markle se despide de la realeza por todo lo alto con el vestido rojo del que están hechos los sueños

Estaba claro que la salida de los (aún) duques de Sussex del ojo crítico de la realeza y sobre todo, de Isabel II, iba a ser algo para recordar. Primero, el tiempo, el look y los fotográfos -y se podría decir que hasta los astros- se alieron para que en una de sus primeras apariciones con motivo de su última visita como miembros senior de la ‘royal family’ fuese un momento de película. Lluvia, flashes y luces de coches que alumbraban sus miradas cómplices fueron el cierre final a una historia de amor (y cuento de hadas) que parece, al final, sí va a tener un final feliz. Como dirían las abuelas, una imagen vale más que mil palabras y esa fotografía, pasará a la historia.

Siguiendo su estela de apariciones para el recuerdo, anoche la pareja asistió al Mounbatten Festival of Music en el Royal Albert Hall de Londres, aprovechando su estancia en Reino Unido. Para la ocasión, sacaron sus mejores galas y Meghan Markle nos sorprendió con un diseño rojo que quita el hipo.

Será el próximo 31 de marzo cuando los duques renuncien a la vida de eventos, flashes y presión mediática que han tenido que vivir los últimos años. Antes de que eso pase, la pareja tiene preparada una agenda oficial llena de eventos, para despedir por todo lo alto esta etapa de su vida (bueno, más bien para paliar el descontento que esta decisión ha creado, abucheos incluidos)

Por eso, el estilismo de Meghan no es solo un look más, es toda una declaración de intenciones antes de comenzar la vida que tanto ella como el príncipe Harry han escogido por voluntad propia.

¿Quién firmaba el elegante diseño con capa de la duquesa? Se trata del modelo ‘Kalika’ de Safiyaa, un vestido valorado en 1.499 euros y nos ha dejado boquiabiertos. Con una mini capa en los hombros y dos tiras que caen desde la parte superior de la espalda hacia abajo, Meghan ha creado un efecto óptico de lo más estiloso al andar. Con salones de Aquazzura y un bolso de Manolo Blahnik, ponía la guinda final a un estilismo magistral que se quedará para siempre en nuestra retina.

Aunque está planeado que la última aparición oficial de la pareja sea mañana con motivo del Día de la Commonwealth, con este vestido rojo, Meghan cierra las puertas de su vida como duquesa. Su presencia anoche en el Albert Hall, daba por finalizada una etapa ya que no la veremos más (oficialmente hablando) vestida de gala.

Qué manera de salir por la puerta grande.

Fuente: Leer Artículo Completo