Mari Ángeles Grajal regresa a España con las cenizas de su marido, Jaime Ostos

  • Repasamos la historia de amor de Jaime Ostos y Mari Ángeles Grajal.
  • Jacobo Ostos llora la muerte de su padre.

    Nada más salir por las puertas de la terminar, Mari Ángeles se abrazaba, llorando a su hijo Jacobo, que tampoco podía evitar las lágrimas y se convertía en el apoyo incondicional para su progenitora. Hasta el aeropuerto de Madrid también acudieron los otros tres hijos de Jaime Ostos: Jaime y Gabriela, fruto de su matrimonio con Consuelo Alcalá, y Gisela, hija del torero y Aurora Díaz, que quisieron arropar a su viuda en este doloroso trance. Antes de viajar a España, la viuda de Jaime Ostos ofreció sus primeras palabras a ‘Sálvame’ y comentó que estaba destrozada. «Jaime era muy franco, muy sincero, pero la gente que de verdad le ha conocido le adoran, todos. Por las redes sociales lo estoy viendo y mi hijo me lo dice. Era un ser entregado, amigo de sus amigos… Un ser más noble y más generoso no lo he visto en mi vida», decía.


    Tras la triste recepción en el aeropuerto de Madrid, la familia de Jaime Ostos se ha trasladado al domicilio familiar donde, con una comida, han querido rendir un sentido homenaje al torero. Ha sido Jacobo Ostos el encargado de compartir el encuentro en sus redes sociales donde ha posado con su hermana Gabriela y el resto de la familia. Mari Ángeles le está preparando una merecida despedida al que fue su compañero durante más de 41 años. El jueves 20 de enero, se celebrará una misa funeral en la iglesia de Santa Bárbara de Madrid a la que acudirán sus cuatro hijos y, dos días después, las cenizas del diestro recibirán un homenaje en la plaza de la Maestranza de Sevilla donde darán una vuelta al ruedo.


    Fuente: Leer Artículo Completo