Las lágrimas de Lara Álvarez en su discurso de despedida

  • Te contamos todas las novedades de la recta final de ‘Supervivientes’.

    El cierre de la palapa es uno de los momentos más emotivos de ‘Supervivientes’, pero no solo para los concursantes, que saben que en unos días pondrán rumbo a España y sabrán si se llevan los 200.000 € del premio a casa. También para todo el equipo del reality, y en especial, para Lara Álvarez. Con permiso de la finalista Olga Moreno, la presentadora fue la gran protagonista de la noche. Su discurso de despedida unió, por una vez, a toda la audiencia del concurso, que olvidó quienes son sus favoritos para emocionarse junto a Lara.

    Jorge ha llegado el momento de apagar esta palapa y el momento de cerrar un nuevo capítulo en nuestras vidas. Aunque la emoción y los sentimientos están a flor de piel y las lágrimas quieran derramarse por nuestros ojos, no voy a llorar. Quiero sonreír para mostrar el orgullo que siento al formar parte de esta familia inigualable y el agradecimiento profundo que tengo a las personas que después de siete años me han vuelto a permitir ser parte de este programa, de este concurso que cambia vidas”, comenzaba diciendo Lara.

    “Sí, las cambia, claro que las cambia. Que se lo pregunten a nuestros supervivientes que se cogieron un vuelo hace tres meses rumbo a estos cayos que les esperaban con la aventura de sus vidas. Un regalo, un verdadero regalo, porque pese a las condiciones durísimas hambre mosquitos, convivencia, debilidad física y mental, han encontrado la conexión, el valorar, la superación, el volver a la parte más básica y más esencial y recuperar ese yo que tanto nos empeñamos en ignorar“, analizaba la presentadora, cada vez más emocionada.

    “Sí, cambia vidas, cambia la vida de todo nuestro equipo maravilloso, que se separa tres meses de sus familiares y de sus seres queridos, para entregarse en cuerpo y alma a este programa, a esta aventura que vosotros desde casa vivís como si estuvierais aquí. Aquí con nosotros, abrazando al superviviente que se derrumba y que contiene la respiración en la apnea. A ese superviviente que da todo de sí y disfruta esas natillas en el juego de recompensa”, continuaba, describiendo la relación que hay entre equipo y concursantes tras las cámaras.

    “Y en esas cuatro horas de concurso, todo tiene sentido. Porque audiencia, equipo, y supervivientes, nos volvemos uno. Uno que durante estos tres meses de aventura, ha decidido que este concurso le cambie el día, o le cambie la vida”, sentenciaba Lara Álvarez al borde de las lágrimas.

    Fuente: Leer Artículo Completo