La ‘escasa’ y personal herencia de Felipe de Edimburgo

¿Tenía una fortuna Felipe, el duque de Edimburgo, el príncipe consorte de la riquísima reina de Inglaterra? La respuesta es complicada: sí para los estándares del 99% de los seres humanos, no para los del 1% restante. Tras los problemas de su familia destronada y exiliada, Felipe de Edimburgo no tenía patrimonio personal digno de mención hasta que se casó con la futura reina. Incluso las pocas joyas que había conseguido sacar de Grecia su familia durante el exilio se usaron para el regalo de compromiso. con Isabel. Y, sin embargo, se estima que ha muerto con una fortuna cercana a los 12 millones de euros, muy alejada de los 25 millones de euros que le atribuían algunas fuentes.

¿Quién heredará su fortuna?

La reina, presumiblemente. Por una cuestión tanto de tradición como de pragmatismo. Los royals británicos tienen la costumbre de dejarle todo a la persona más cercana, y que ella se encargue de repartir. Con esto no estamos insinuando que Isabel fuese más cercana al corazón del príncipe que su primogénito, Carlos de Inglaterra (aunque tampoco nos equivocaríamos mucho), pero sí que la realeza británica tiene una cierta aversión a los impuestos. En concreto, estamos hablando del favorcito que el primer ministro John Major le hizo a los royals cuando reguló cómo iría lo de sus salarios, sus propiedades y sus declaraciones de Hacienda en 1993. Y muy concretamente, del agujero por el que pueden evitar pagar el impuesto de sucesiones británico. Porque sí, la realeza británica tiene su propia cláusula para no pagar dicha tasa (que en este caso, podría suponer entre el 36 y el 40% de la fortuna de Felipe, muy por encima de los tipos máximos de España).

En 2002, cuando murió la reina madre, Isabel Bowes-Lyon, la familia se acogió a esta cláusula para evitar que los apróximadamente 70 millones de libras en los que estaba valorada la fortuna de la madre de Isabel (casi toda en obras de arte, joyas y mobiliario) sufriesen el zarpazo de Hacienda. La solución fue dejárselo todo de forma íntegra a su hija. ¿Qué dice la cláusula? Que entre "consorte de soberano a soberano", o "de soberano a nuevo soberano", la agencia tributaria británica mira para otro lado. Felipe no habría necesitado esto para legarle todo a su mujer (las parejas casadas también están exentas si la herencia va entera al cónyuge), pero sí para que si su hijo Carlos quiere heredar algún día las posesiones de Felipe, lo haga sin pasar por caja. Como cuando la reina fallezca, Carlos será automáticamente el nuevo soberano, podrá heredar toda la fortuna de su madre sin contribuir al tesoro público del país del que será monarca. Aunque ni a la reina ni al hijo doliente les pueda aliviar lo más mínimo la fortuna del desaparecido príncipe consorte. Porque toda la fortuna de Felipe de Edimburgo no abarca ni un año de ingresos ni de la reina ni del príncipe de Gales.

En imágenes

La vida de Felipe de Edimburgo en imágenes: el hombre que caminaba "tres pasos por detrás" de Isabel II

¿Cuánto dinero tenía Felipe de Edimburgo?

Tenía un sueldo público, fijado por la Ley del Sovereign Act de 2011 en 359.000 libras esterlinas al año. Es decir, 415.000 euros al año, que ya es más de lo que cobran nuestro rey Felipe y la reina Letizia juntos (algo más de 393.000 euros al año). Un sueldo que el propio Gobierno británico ha reconocido que siguió cobrando desde que dejó la vida pública para perderse en los bosques de Sandringham en otoño de 2017. Desde 1952, de donde vino la primera ley que regulaba más o menos de forma coherente el sueldo de los royals en activo, es posible que tuviese un salario equivalente, aunque menos público y menos fijado. Por mucho que hubiese ahorrado (Felipe tenía la misma fama de tacañería que arrastra su hijo) no da para hacerse un fortunón.

Es cierto que la reina también le daba parte del dinero que recibían del Ducado de Lancaster, la cartera de posesiones, fondos y bonos con las que el bolsillo de la reina se nutre al margen de la asignación pública. Pero tampoco consta que fuese mucho, ni que le hiciese demasiado rico. Además, hay que tener en cuenta que el ducado empezó, como casi todas las propiedades de la Corona, siendo un desastre, que apenas garantizaba 100.000 libras al año. Hoy, son casi 20 millones de libras. Unos 23 millones de euros al año. Que sigue siendo menos de lo que gana su hijo con el Ducado de Cornualles, bastante más lucrativo y que Carlos se tomó como el negocio de su vida. La otra diferencia es que del Ducado de Lancaster comen el resto de hijos de Isabel y Felipe y todos los royals de segunda que pululan por los apartamentos de sus palacios y del de Cornualles ahora mismo sólo Guillermo y Kate (tras la salida de Harry).

Pero, por resumir: si Felpe no se hubiera gastado un penique en los últimos 20 años y hubiese sacado partido a sus ahorros, habría conseguido ahorrar más o menos 8 millones de libras. Lo que ha ganado la reina solo con sus propios caballos de carreras, por poner un ejemplo. O la tercera parte de lo que gana su hijo en un año con el Ducado de Cornualles. Felipe no tenía negocios propios. No tenía un Ducado propio. No tenía la posibilidad de ser tan rico.

Lo que sí tuvo fue un buen montón de regalos: obras de arte de toda la Commonwealth, incluyendo una buena colección de arte aborigen, que le encantaba. Pero, ¿saben en qué se nota que era pobre para ser rico? En su pasión por la pintura y el arte.

Los cuadros del comisario improvisado de la Colección Real

Apasionado del paisajismo y el arte figurativo, uno de los entretenimientos de Felipe era hacerse con obras para el Royal Collection Trust, la institución de la Corona que lleva las adquisiciones de cuadros, arte y decoración para las residencias regias y otras dependencias monárquicas. Si Felipe hubiese sido rico, no habría comprado sus cuadros favoritos para la Corona. Sino para él. A cambio, sí tiene una buena colección de cuadros de Edward Seago, un posimpresionista que tenía loca a la reina madre (que sí compraba sus cuadros, porque sí tenía dinero)… Y que se convirtió en amigo y mentor del príncipe consorte. Fue Seago (que también es el autor de la figurita de San Jorge y el dragón que remata cada limusina de la corona) el que enseñó a pintar a Felipe, una afición que le acompañaría toda la vida. Y también regaló a su alumno muchos de sus cuadros, antes de su muerte en 1974.

Tampoco es decir mucho: los cuadros de Seago se subastan desde 1.000 euros hasta 40.000 euros. Por amplia que fuera la colección de regalos y por bien tasada que estuviese, no le convertiría en un ultramillonario. Por otro lado, los cientos de paisajes y retratos del propio príncipe no están a la venta, así que ignoramos en cuánto podrían valorarse, pero sí es cierto que en un par de generaciones serán bastante codiciados por su doble condición de obras de un royal, con una modelo irrepetible:

Y esta sí será su gran herencia: un legado artístico inusual en un hombre poco sospechoso de temperamento bohemio. Gran parte de sus obras ya han sido legadas a la Corona, pero su esposa y sus hijos tendrán un buen número de cuadros para recordar los momentos de mayor humanidad del desaparecido duque.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo