La cuenta atrás de Guillermo y Harry para hacer las paces antes del 60º aniversario de Diana

El próximo 1 de julio, coincidiendo con el que hubiera sido su 60º cumpleaños, está prevista la inauguración de una estatua de la princesa Diana en los jardines del palacio de Kensington. La incógnita es si para entonces el príncipe Guillermo y el príncipe Harry habrán hecho del todo las paces.

Encargada en 2017 por los dos hermanos al artista Ian Rank-Broadley, se espera que el duque de Sussex y el duque de Cambridge desvelen juntos la obra, pero finalmente podría no haber reencuentro.

Fuentes del diario The Sun aseguran que la relación entre los dos hijos de Diana desde la emisión de la entrevista de Oprah Winfrey es tan mala que una reunión amistosa ante las cámaras parece algo imposible.

“Guillermo y Harry están todo lo alejados que se puede estar emocional y físicamente. Su relación está por los suelos. Guillermo está furioso con Harry por la entrevista de Oprah”, recogía The Sun este domingo. “Está tan enfadado que, por el momento, es completamente impensable que se reúnan a destapar juntos y felices la estatua de la princesa Diana. Requerirá mucho trabajo arreglar las cosas para que formen un frente común”.

La ausencia del príncipe Harry (no existiendo restricciones de viaje por la pandemia) en la inauguración de la estatua de su madre sería la señal definitiva de lo mucho que se ha deteriorado su relación con el príncipe Guillermo, y más teniendo en cuenta lo mucho que unió la muerte de Diana a los dos hermanos

Lo cierto es que por ahora la figura de la princesa Diana no ha servido para conciliarles.

Aunque en la entrevista con Oprah el príncipe Harry comparó a Meghan Markle con su madre y declaró que se ha sentido acompañada por ella en el proceso de su marcha a Estados Unidos, el duque de Cambridge parece negarse a que su hermano se adueñe de la figura y legado de Diana, a quien también él tiene muy presente en su trabajo cuando habla de sus sentimientos o lucha contra el estigma de las enfermedades mentales.

Según un reciente análisis del diario The Telegraph, esa es la razón por la que el mes pasado los duques de Cambridge celebraron el día de la madre compartiendo unas tarjetas que sus hijos les habían escrito a su “abuelita” Diana. “Creo que Guillermo trataba de decir: yo también soy hijo de Diana”, opinaba en el diario The Telegraph la periodista Penny Junor, biógrafa tanto del príncipe Guillermo como del príncipe Harry.

Así pareció entenderlo también el duque de Sussex, quien poco después de que el palacio de Kensington compartiera las tarjetas de los niños, informó a través de un portavoz de que ese mismo día había hecho llegar unas flores a la tumba de la princesa Diana. “Los hermanos están peleando por el legado de su madre”, concluía Camille Tominey, la experta en realeza autora del referido análisis de The Telegraph.

Los hermanos tienen aún tres meses por delante para resolver sus diferencias. Las vías de comunicación están abiertas entre ellos, pero parece que por ahora no han conseguido llegar a un entendimiento.

Según reveló el mes pasado la periodista Gayle King, amiga de los duques de Sussex, la conversación entre Harry y Guillermo tras la entrevista con Oprah llegó a producirse. Sin embargo, no había sido “muy productiva”, algo que King achacó a la tibieza con que la familia real había reaccionado a las declaraciones vertidas por los Sussex en la entrevista.

“Por lo que me han descrito, no han sido unas conversaciones muy productivas. Pero ambos están contentos de que al menos han retomado el contacto”, explicaba Gayle King. “Lo que sí les está molestando mucho es que el palacio sigue diciendo que quieren resolverlo todo en privado pero, sin embargo, permite que se sigan publicando todas esas historias falsas totalmente despectivas hacia Meghan […] Creo que para ellos es muy frustrante ver que todo el debate se ha centrado en el racismo dentro de la Familia Real cuando lo único que querían desde el principio era que la realeza interviniera y le dijera a la prensa que se detuvieran las historias falsas injustas e inexactas que definitivamente tienen un sesgo racial. Hasta que reconozcan eso, que no hicieron nada para evitar que se publicaran esas historias, va a ser muy difícil seguir adelante".

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo