Kiko Hernández confiesa el peor momento de su vida

Kiko Hernández se ha convertido en el fiel defensor de Rocío Carrasco desde que se emitió la serie. Apoya a Rocío al máximo desde el episodio 0, pero en el 6 se ha sentido muy identificado. En este el último episodio de ‘Rocío: Contar la verdad para seguir viva’, la hija de ‘La Jurado’ descubrió que su hijo se había roto un brazo y no lo habían llevado al médico. Kiko se ha quedado impactado con este testimonio y ha contado uno de los peores momentos de su vida.

“Una de mis hijas se rompió un brazo, tardé 15 minutos en ir al hospital y fueron los peores de mi vida”, confesaba el colaborador a sus compañeros. “Se me caían unos lagrimones, esos quince minutos fueron los peores de toda mi vida, no me imagino el dolor de ese niño con ese brazo roto y un padre que pasa de ese dolor, no lo entiendo, en mi cabeza no cabe”, terminaba sentenciando.

En el relato del episodio 6, Rocío Carrasco contaba que un domingo que esperaba a que Antonio David le entregase a los niños después de pasar el fin de semana con él, no llegaron a la hora. Al cabo de mucho rato, los niños llegaron al domicilio y Rocío notó que a David le pasaba algo porque tenía un enorme bulto en el brazo. Le preguntó a la pequeña y Rocío Flores le explicó que se había caído de una litera y que no le habían llevado al médico. Finalmente llevaron al hospital al niño y tenía el brazo roto “por la mitad”.



Fuente: Leer Artículo Completo