Jaime de Borbón-Dos Sicilias y Charlotte Lindesay se dan el ‘sí, quiero’

El hijo de los duques de Calabria, Jaime de Borbón-Dos Sicilias, de 28 años, acaba de contraer matrimonio con Lady Charlotte Lindesay-Bethune. La pareja, que se comprometió en mayo de 2020, ha congregado a un buen número de miembros de la aristocracia europea en la catedral de Monreale, un pequeño pueblo cercano a Palermo cuya tranquilidad se ha visto revolucionada por la llegada de tan ilustres visitantes. La ceremonia religiosa ha tenido lugar en el que algunos consideran el templo más bonito del mundo, la espectacular Catedral de Santa María la Nueva. Jaime de Borbón ha entrado en el templo del brazo de su madre, Sofía De Landaluce, seguidos de cerca por su padre, el duque de Calabria, y su suegra, la condesa de Lindesay.

Poco después aparecía la novia, quien ha sido recibida, haciendo honor a sus raíces, al son de unas gaitas escocesas. Lady Charlotte, de la misma edad que su flamante marido, ha escogido para la ocasión un vestido obra de una diseñadora británica de alta costura, el cual llama la atención por su cuerpo de encaje y su espectacular velo, todo ello coronado por una tiara perteneciente a su familia.

Entre los más de 200 invitados, se han dejado ver miembros de diferentes familias aristocráticas, como los duques de Huéscar, Fernando Fitz-James y su esposa, Sofía Palazuelo; o al hermano de este, Carlos. Después del enlace, se ha llevado a cabo una recepción de honor a los duques de Noto en el Palacio Real de Palermo, también conocido como Palacio de los Normandos, antigua propiedad de los Borbón-Dos Sicilias.

Cabe recordar que el abuelo del contrayente, el príncipe Don Carlos de Borbón-Dos Sicilias, era primo y amigo íntimo del rey Juan Carlos. Tanto era así que, durante su reinado, el rey emérito lo nombró infante de España. Pese a los estrechos lazos que mantienen esta dinastía con la familia real española, ninguno miembro destacado ha acudido al enlace. A su vez, Lady Charlotte pertenece a una familia aristócrata que está emparentada con varias casas europeas, como la de Gran Bretaña, Baviera o Hannover. Los recién casados se dedican al mundo de las finanzas.

Cambio de templo

Aunque todo estaba listo para se dieran el ‘sí, quiero’ en la Catedral de Palermo, a última hora, Jaime y Charlotte tuvieron que cambiar de escenario para cumplir con las medidas sanitarias derivadas de la pandemia por coronavirus. Un contratiempo que parece haber celebrado el alcalde de Palermo, quien ha asistido a la boda como invitado. «Las bellezas arquitectónicas de nuestra ciudad se han visto realzadas por la atmósfera de cuento de hadas que creó la boda real en un escenario que esperamos que permanezca en el corazón de los cónyuges, a quienes les reservo los mejores deseos de una larga y feliz vida juntos para todos”, ha declarado.


Fuente: Leer Artículo Completo