Isabel II rompe la tradición para evitar el bochorno a Harry y Andrés: nada de uniformes militares en el funeral

Desde que se confirmó que el el príncipe Harry volvería a Reino Unido para el funeral del príncipe Felipe del próximo sábado 17 de abril, hubo especulaciones infinitas sobre qué ropa llevaría y la posibilidad de que sobresaliera con ropa de civil mientras que el resto de su familia -el príncipe Carlos, el príncipe Guillermo, el príncipe Eduardo y la princesa Ana– iría, por tradición para una ceremonia funeral real, vestidos con el uniforme militar completo.

Harry, quien está pasando la cuarentena en Frogmore Cottage en Windsor, tras su vuelo desde Estados Unidos, se cree que quería llevar el uniforme de los Blues and Royals (el de su antiguo regimiento de la armada que también llevó el día de su boda en 2018). Sin embargo, como excapitán del Houshold Calvary, solo tendría derecho a llevar el traje con las medallas que se le hayan otorgado durante el desempeño de sus funciones en nombre de la reina Isabel II.

La reina, siempre con mucho tacto, ha tomado supuestamente la decisión de liberar al duque de Sussex de cualquier bochorno ordenando que ningún uniforme militar se lucirá durante el funeral del duque de Edimburgo, confirmado por una fuente al tabloide The Sun: “lo que se cree ahora mismo es que no habrá uniformes”. Se espera el anuncio de una decisión definitiva hoy, este jueves 15 de abril. El funeral no será tan grande ni magnífico como un funeral de Estado, pero muchos de los elementos de la ceremonia serán similares.

El duque de York también estaba en el centro de una polémica complementaria, sobre si debería tener permitido o no llevar un uniforme de almirante al funeral. El príncipe Andrés ‘dejó’ sus deberes públicos en 2019, tras la entrevista explosiva en Newsnight sobre sus relaciones con el pedófilo convicto Jeffrey Epstein. The Times escribe que el príncipe Andrés eligió no insistir con que le dejaran llevar un uniforme de almirante, a pesar de haber pedido previamente a sus costureros que empezaran a hacerle uno, según se informa.

El príncipe Andrés sirvió durante 21 años en la Marina Real Británica y fue nombrado vicealmirante honorario en su 55º cumpleaños, en 2015. Se esperaba que fuera ascendido a almirante en su 60º cumpleaños el año pasado, pero pero se ofreció a aplazarlo hasta que limpiara su nombre y volviera a sus funciones públicas.

Una fuente cercana al duque afirma en The Times: “El duque de York es muy consciente de que el funeral del sábado es un momento para el duque de Edimburgo, su majestad la reina y la nación. No tiene ningún deseo ni intención de desviar la atención de ello. La especulación en torno a lo que podría o no llevar es solo eso, especulación, y ningún detalle de esa naturaleza ha sido decidido aún. El duque de York hará lo que sea apropiado a las circunstancias; él sigue estando al margen de las tareas reales”.

Una fuente cercana a la realeza comenta que la familia esperaba que el funeral pasara "con dignidad" y no fuera "eclipsado por ningún espectáculo secundario”. La fuente dijo: “todo el mundo lo ve como una oportunidad para reconectar. Uno podría esperar que esto fuera un primer paso positivo”.

Desde su llegada de vuelta a Reino Unido, se cree que Harry ha hablado con Guillermo, Carlos, Eugenia y Beatriz de York en un intento de “aparcar cualquier disputa” antes del funeral, según informa el Daily Mail.

Artículo publicado en Tatler.com y traducido. Acceda al original aquí.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo